VISITA MI NUEVO BLOG

domingo, 31 de marzo de 2013

Caminando a Belém


Hoy he salido de Lisboa caminando hasta Belém, para descubrir nuevos lugares, nuevos rincones de la ciudad, en fin, caminando se ven más cosas.



En el camino visito el Museo Nacional de Arte Antica (MNAA) donde se puede ver desde Mobiliario de los siglos XV a XIX; Artes Decorativas entre lo que se encuentra la vajilla del Rey Jose I o un espectacular Centro de Mesa del siglo XVIII. En cuanto a pintura europea hay obras de los siglos XVI, La Tentación de San Antonio de Jeronimo Bosh, o San Jerónimo de Durero exponente del renacimiento en los Paises Bajos. Existen también obras de Zurbarán, 9 de las 12 obras del Apostolado del siglo XVII.



Se puede admirar en la sala de orfebrería la Custodia de Belém una impresionante obra de orfebrería recién restaurada realizada por Gil Vicente en el siglo XVI en oro y esmaltes policromados.


Además de la sala de arte oriental, donde admirar los Biombos del siglo XVI donde se muestran tanto ambientes festivos y llegada de barcos al puerto, como batallas. La Pintura Portuguesa adquiere vital importancia y podemos ver quizá la obra más representativa de la pintura portuguesa, Paneles de San Vicente del siglo XV, se muestran cincuenta y ocho personajes entorno a San Vicente en seis paneles.


Bueno, después de esta parada larga en el MNAA continúo hasta Belém parando antes ha fotografiar el Puente 25 de Abril sobre el Tajo construido por Salazar en 1960 es una imponente construcción de acero de casi 2 kilómetros de longitud con un ruido característico, al pasar los coches por la plataforma de rejillas. Es de verdad, impresionante cuando estás debajo de el y se escucha el ruido de los coches al pasar.


Paseo por las orillas del Tajo por un precioso paseo que conduce a Belém y que es un ir y venir de lisboetas y turistas. Desde Belém en autobús me dirijo a otro punto con el cual tenía una deuda pendiente, el Acueducto de Aguas Livres, que es construido en 1731 por orden del Rey Don Joao V entrando en funcionamiento 17 años después, son más de 58 kilómetros en total que trae el agua a Lisboa desde la fuente de Águas Livres. El tramo sobre el Valle de Alcántara son casi mil metros y 65 metros de alto en su altura máxima. Siendo una de las imágenes de Lisboa. Se puede recorrer pues a ambos lados de por donde circulaba el agua existen dos aceras que en su momento las utilizaban los hortelanos para acceder a la ciudad, se puede recorrer por tanto este tramo y es espectacular tanto el acueducto en si como las vistas desde el mismo.


Vuelvo al hotel a cambiarme para ir al fútbol (juega el Benfica y aprovecho la ocasión) y de camino paro a tomar café en un lugar emblemático en la ciudad y que fue a mediados del siglo pasado lugar de encuentro de los lisboetas, retomo la lectura de la poesía de Florbela, que definitivamente es el motivo de mi visita a esta bonita ciudad, Lisboa. Volveré. . . . .



Hay más fotografías en mi 











No hay comentarios: