martes, 30 de junio de 2015

Redescubriendo Lisboa


A la vuelta del viaje a las Islas Azores, nada mejor que pasar un par de días en una de las más importantes ciudades europeas, Lisboa, pero esta vez de una forma distinta, pues por un lado eran unos días de recordar momentos del pasado y por otro decidimos recorrer la ciudad de la mano de los guías de Sandemans.

Por una parte Fernando nos hizo un recorrido por el Barrio Alto, Chiado, Plaza del Rossio o la Plaza del Comercio, pero lo más importante es que al recorrido le acompaña el relato de la historia del lugar, el Terremoto de 1955, el dictador Salazar, la Inquisición Portuguesa o el Memorial Judío entre otras. Una mañana en la cual descubrí cosas de esta hermosa ciudad que desconocía. 



Otra ruta que realizamos fue con Wenceslao que nos sumergió en el barrio más característico de la ciudad y el más auténtico, que se conserva intacto. Alfama. Paseando por sus calles y conociendo la historia del lugar. Alfama es la parte más antigua y cautivadora de Lisboa, además de la única que sobrevivió al Gran Terremoto de 1755. Sus antiguas y angostas calles y escaleras conforman un distrito con un encanto único. Aquí se encuentra el corazón del “Fado”. 



Este viaje también sirvió para descubrir un par de lugares con encanto en la ciudad, el primero es un mirador situado arriba del parquing que se encuentra en a Calçada do Combro antes de llegar a la Igreja de Santa Catarina, el Rooftop Bar donde los atardeceres son espectaculares acompañado de buena música y el segundo lugar ha sido uno de los mejores descubrimientos del viaje, se trata de la Pensao Amor, en Rua Alecrim, 19 (cerca de Cais do Sodré). Ocupa un edificio del S. XVIII, antigua pensión donde alquilaban habitaciones por horas a las prostitutas y marineros, como recuerdo de ese pasado han mantenido los frescos en las escaleras, decorados con escenas de cabaret. Un lugar que merece la pena visitar.




Más Fotografías de Lisboa en mi

lunes, 29 de junio de 2015

Lagoa das Sete Cidades - Azores Última Parte


Situado en un enorme cráter dentro de un volcán inactivo en el oeste de la Isla de Sao Miguel a unos 17 kilómetros de Ponta Delgada, se encuentran dos pequeños pero muy diferentes lagos conectados por un paso estrecho con un puente que nos lleva a la pequeña y tranquila aldea de Sete Cidades. Es el mayor cuerpo de agua de la isla y uno de los más importantes del archipiélago de las Azores.


Lago Azul


El lago se encuentran en la caldera volcánica (de 12 kms de perímetro que se pueden recorrer por completo) del macizo de Sete Cidades, un antiguo volcan hoy inactivo, esta construido a partir de diferentes fases alternas de eyecciones explosivas y efusivas (basaltos y traquitas, junto con cenizas y piroclastos). Su forma actual se debe a una erupción producida en 1445.

Lago Verde



Aunque es un solo lago, está dividido por un estrecho, a un lado el Lagoa Verde y al otro el Lagoa Azul que toman color verde y azul por el reflejo de los pigmentos presentes en el agua. Dentro del cráter se encuentra la aldea de Sete Cidades, con sus pequeñas casas, y su iglesia de estilo Neo-Gótico al final de un paseo de cedros.








Os dejo esta curiosa leyenda sobre los Lagoa Verde y Azul:



"Leyenda de la Princesa Antília



En el lugar donde hoy se encuentra el bonito pueblo de Sete Cidades, hubo un reino donde vivía la joven y bella princesa Antília, de hermosos ojos azules. Un día, durante un paseo por los maravillosos prados de la región, la princesa se enamora de un pastor de ojos verdes que cuidaba su rebaño. Pasaron los días y en todos ellos los a mantes se encontraron en el mismo sitio a la sombra de un viejo árbol, cada vez más enamorados.



El rey, que quería que su hija se casara con el príncipe de un reino vecino, tomando nota de la pasión que crecía,  prohibió el amor de la princesa y el pastor. Desesperada, Antília pidió un último encuentro con su amor, que ocurrió en el lugar habitual. Mientras hablaban de su triste destino, los dos lloraron en tal cantidad que, de los ojos azules de la princesa se formó el Lagoa Azul y de los ojos verdes del pastor se formó el Lagoa Verde.



Cuenta la leyenda que los dos se separaron, pero sus sentidas lágrimas quedaron para siempre lado a lado de la laguna de las siete ciudades".


Pues bien, finalizo el relato de nuestro viaje a Azores en este lugar tan especial, desde arriba la imagen es espectacular con el Lagoa Azul, el Lagoa Verde, Sete Cidades y las empinadas laderas del cráter, cuando bajas a Sete Cidades te invade una sensación de paz, de tranquilidad, das la vuelta al lago (en nuestro caso media vuelta) y vas descubriendo lo hermoso de lugar. Y tuvimos que volver el último día de nuestro viaje a las Azores, por la necesidad de volver a ver ese lugar, de pasear a orillas del lagoa y volveremos, no se si será dentro de uno, dos, cinco, o diez años, pero lo que es seguro que volveremos. Y todo esto se hace más maravilloso cuando a tu lado está la mujer que quieres. El mejor viaje.





Más fotografías en mi 

La Costa



Continúo con la maravillosa isla de São Miguel, la Ilha Verde, esta vez recorriendo su costa a lo largo de la carretera que circunda la isla, recorriendo desde Nordeste hasta Ribeira Grande o desde Ponta Delgada hacia Povoaçao sin olvidarno de Mosteiros o Ponta da Ferraria (a la cual he dedicado una entrada en este blog) encontramos numerosos miradores desde los cuales se divisa el Océano Alántico, espectaculares acantilados y un rosario de faros entorno a la isla. Unos paisajes únicos.






El islote La Vila Franca do Campo, llamado así por el pueblo que se encuentra justo en frente en el continente, está a aproximadamente un kilómetro de la costa y se produjo tras el colapso de un antiguo volcán. Después de ser usado para muchos propósitos a través de los siglos - desde una zona militar a un viñedo - este islote fue clasificada como reserva natural en 1983. Y hoy día forma parte del Red Bull Cliff Diving World Series, de saltos desde acantilados. 






Más Fotografías en mi 

jueves, 18 de junio de 2015

Ponta da Ferraria


Es uno de esos lugares que no hay de dejar de visitar si se pasa algún tiempo en la Isla de Sao Miguel. Es uno de los pocos lugares del planeta donde se puede disfrutar del extraño fenómeno de termalismo volcánico, son surgencias de agua caliente (a 70 ºC o más), se encuentran en una piscina natural tallada en las rocas volcánicas que forman esta Ponta da Ferraria. Ocurre que el agua del mar fría entra por un lado de la piscina natural y el agua caliente de la surgencia entra por el extremo contrario, con lo cual se produce una peculiar mezcla de aguas, en el momento de nuestra visita la piscina natural estaba cerrada y no pudimos comprobar de primera mano el fenómeno.


Pero si pudimos admirar una formación geológica formada por lava basáltica solidificada que fue expulsada desde el cercano Pico Camarinhas hace unos 900 años, existe también un pseudocrater volcánico que se originó como resultado de pequeñas explosiones de vapor resultantes del contacto con el agua de la lava.


Por sus características Ponta da Ferraria y el Pico Camarinhas fueron clasificados como Monumento Natural Regional y Paisaje Protegido dentro de la Red Natura 2000. Sin duda es un paseo que nunca olvidaré y que recomiendo a todo aquel que vaya a visitar las Islas Azores.





Más fotografías en mi 

martes, 16 de junio de 2015

Ponta Delgada


Paseo Marítimo en Ponta Delgada

Capital de las Islas Azores desde 1546, Ponta Delgada cuenta con una población que ronda los 60.000 habitantes divididos en sus 24 Freguesias. Poblada desde 1444, la Isla de Sao Miguel era un territorio con pequeños asentamientos dispersos salvo Vila Franca do Campo al sur de la isla y una comunidad que aumentaba en Ponta Delgada. En 1522 la entonces capital de la isla, Vila Franca do Campo sufrió un devastador terremoto que junto con la firma del Decreto en 1546 por parte de Joao III de Portugal por el cual Ponta Delgada era elevada a la condición de ciudad, hicieron que la capitalidad recayera sobre esta. En 1544 se construye el Fort Sao Bras una maravillosa obra de ingeniería militar y que se convirtió en el más importante del archipiélago

Fort Sao Bras

El 26 de julio de 1582 tuvo lugar la Batalla Naval de Ponta Delgada, por el control de las Islas Azores, que se habían convertido en un punto clave en el centro del atlántico para los viajes del nuevo al viejo continente. Pero fue en el siglo XVIII cuando Ponta Delgada experimentó su mayor impulso económicos con las exportaciones de cítricos al Reino Unido, el crecimiento de empresas extranjeras y los comerciantes judíos, se produce la expansión del puerto en 1940

Puerto 

En los siglos XVIII y XIX se pone de manifiesto un auge de las relaciones con Inglaterra y Flandes de lo que deja constancia hoy día en la arquitectura que podemos ver paseando por esta bonita ciudad. Palacios, iglesias o casas solariegas de estilo Barroco.

Iglesia Matriz de Ponta Delgada

Uno de los símbolos de la ciudad son las Portas da Cidade, construida en 1783 y adornada con una corona real y el escudo de la ciudad. Es un monumento dedicado al descubridor y primer gobernador de estas islas, Gonçalo Velho Cabral.

Portas da Cidade

La iglesia principal de Ponta Delgada, Igreja Matriz de Sao Sebastiao. Con su característica torre, la más alta de la ciudad. Fue construida entre 1532 y 1547 en el lugar donde se encontraba la capilla dedicada al primer patrono de la isla. De estilo Gótico con rastros de estilo Manueline, típico de la arquitectura portuguesa del siglo XVI.

Torre de Iglesia Matriz

Su paseo marítimo, que es lo primero que descubres al llegar en coche a la ciudad y donde desembarcan todos los cruceros que llegan a la ciudad. Caminar sus 3 kilómetros es un auténtico placer. Justo frente al Fort Sao Bras encontramos el Campo de San Francisco, una espectacular plaza donde en sus laterales encontramos la Iglesia de San José, el Convento de Nuestra Señora de la Esperanza o la Iglesia del Cristo de los Milagros, que en estas fechas estaban adornados con bombillas para celebrar su festividad mayor, en honor del Santo Cristo de los Milagros.

Alumbrado para las fiestas

Campo de San Francisco

Otro punto interesante de la ciudad es el Teatro Micaelense que tuvimos oportunidad de visitar para ver a Moreno Veloso en concierto, una agradable velada en un pequeño pero muy bonito teatro. Así como el Jardin José do Canto, un lugar espectacular por su riqueza natural, un auténtico jardín botánico con una gran variedad de especies.

Teatro Micaelense

Jardin José do Canto

Jardin José do Canto

Una bonita ciudad, que nos acogió durante los días que estuvimos en esta fantástica Isla de Sao Miguel, la mayor de las Islas Azores.

Más fotografías en mi

domingo, 14 de junio de 2015

Villa Romana Torre Águila

Aprovechando el Festival Romano "Amnis Callis" en la pequeña localidad pacense de Barbaño, hemos visitado una Villa Romana de la que yo particularmente desconocía su existencia pero que de la mano de José Manuel Jerez Linde, que nos guió por la villa romana, he descubierto muy gratamente.

Vista de la Villa Romana

Esta villa es un ejemplo de poblamiento romano en las Vegas del Guadiana, unas fértiles tierras ocupadas por estas villas dependientes de Emerita Augusta. La villa está situada estratégicamente, elevada sobre el Río Guadiana (Annas) pero aprovechando sus tierras fértiles, muy cerca de la calzada romana que unía a Mérida con Lisboa y a la Vía de la Plata. Su descubrimiento fue en 1984 durante las labores agrícolas para nivelar el terreno para la instalación de regadíos.

De grandes dimensiones, aún se ha excavado una tercera parte, se han localizado construcciones agrícolas, domésticas y religiosas. Entre los primeros moradores se cree que estaba una familia italiana (de Padova) que viajaron a Emerita Augusta donde les cedieron terrenos para pasar su jubilación a militares ya retirados. Se conserva de esta época las estructuras de la villa así como un granero subterráneo. Esto es los siglos I y II d.c.

Granero


Ya en los siglos II y III d.c. se producen reformas en la villa aparecen el lagar, la almazara o el complejo termal, de esta época data una habitación subterránea perfectamente conservada que sirvió de bodega posteriormente con su cúpula perfectamente conservada.



Siglo IV d.c. una nueva modificación hace que el complejo termal se amplíe y aparece una habitación singular, con planta octogonal cuya función se desconoce, pudiéndose biblioteca o sala de culto. Se construye un edificio con funciones religiosas anexo a la villa con numerosas tumbas entorno a el.

Sala Octogonal


Construcción Religiosa

A lo largo de las excavaciones se han encontrado más de 12.000 piezas de las cuales destaca la "Fíbula Aquiliforme" realizada en bronce, es una pieza de adorno y prestigio personal, un maravilloso trabajo de orfebrería visigoda que está datada en el siglo VI d.c.

Imagen de la Web Senderuelos


Otra pieza es el Miliario de época de constantino que conserva parte de una inscripción que hace alusión a Magnecio, uno de los usurpadores del bajo imperio.


La pieza más singular y que a mi más me gusta y que se puede ver en el Museo de Arte Romano de Mérida es la Máscara de Bronce del siglo II d.c. que representa una máscara teatral trágica y que fue encontrada en esta villa romana, se cree que debe existir una máscara cómica que aún no se ha encontrado.


Imagen de la Web Senderuelos


Más Información en la Web de la 


Más Fotografías en mi 

Dentro del Festival Romano "Amnis Callis" también asistimos a una obra de teatro interpretada por la gente de Barbaño, "El Médico a Palos" de María del Mar Lozano, un momento para disfrutar de una divertida obra aunque el mensaje de que "La violencia no lleva a ninguna parte".


jueves, 11 de junio de 2015

Cocido das Furnas

Tradicionalmente el primer Sábado de Junio, en la Isla de San Miguel (en Azores), se celebraba el "Cocido das Furnas", hoy día con este nombre se conoce al plato más curioso que he visto, un potaje único e irrepetible.


Una vez dentro de una olla de todos los elementos que componen el cocido tradicional de esta isla, lo más curioso y característico es que se elabora aprovechando el vulcanismo de la isla, se excava un agujero en la tierra de un metro aproximadamente y se introduce la olla, al cabo de unas 6 horas, según dijo uno de los "chef" de esta peculiar cocina el cocido ya está hecho.

Hoy cada restaurante tiene su agujero en la zona de las Caldeiras en el Lago das Furnas y para comer este suculento plato hay que reservar con bastante tiempo.


martes, 9 de junio de 2015

Azores 1ª Parte - Valle das Furnas


Comienzo el relato de un fantástico viaje a unas maravillosas Islas Azores, con la persona más especial, en la isla de Sao Miguel, la mayor de las nueve, con unos 70 km de largo y 20 km de ancho máximo. Pues bien, al sureste de la isla encontramos un territorio espectacular de fumarolas, fuentes termales y calderas volcánicas.



Desde la pedanía de Furnas (perteneciente al municipio de Provoaçao), un camino nos conduce a la Lagoa das Furnas la cual se puede bordear en su totalidad divisando unos paisajes que te dejan con la boca abierta, a mitad de camino llegamos a las Caldeiras da Lagoa das Furnas donde se aprovecha las fumarolas para hacer un tradicional Cocido das Furnas, introduciéndolo la olla un metro en la tierra y aprovechando la elevada temperatura existente, después de 6 horas ya está listo. Estamos en una Caldera Volcánica.






Siguiendo el pase bordeando la laguna se llega a varios merenderos y unos kilómetros más adelante a la Ermita de Nossa Senhora das Vitórias, construida en el siglo XIX de estilo gótico a la cual no se puede acceder, pero resulta espectacular incluida en el paisaje de la laguna. El recorrido tras bordear la laguna nos conduce nuevamente a Furnas, una pequeña ruta muy bonita y fácil de hacer.




Furnas, una bonita localidad formada por casas blancas con sus tejados rojos rodeado de una exuberante naturaleza, prados verdes, jardines y arboledas. Se encuentran en ella más de 20 fuentes hidrotermales. En la pedanía encontramos el Parque Terra Nostra, de obligada visita, aunque la entrada nos pareció un poco cara al inicio, luego valió la pena, en él existe una gran piscina de aguas termales, bañarse en ella es una auténtico placer, además de algunas otras pequeñas piscinas donde relajarse y disfrutar de las aguas termales.


A lo largo de toda la Isla encontramos Caldeiras, son grandes depresiones volcánicas de origen explosivo. El término Lagoa denomina a los lagos que inundan parcialmente las calderas de aguas provenientes de las lluvias que queda retenida y almacenada.



Más fotografías en mi