VISITA MI NUEVO BLOG

lunes, 25 de septiembre de 2017

Puente de Alcántara


Coincidiendo con la actividad enmarcada dentro de las Jornadas Europeas de Patrimonio en Extremadura 2017, nos acercamos a Alcántara para asisitir a una pequeña ruta de poco más de 2 kilómetros por el entorno del Puente Romano de Alcántara, en la cual nos explicaron la historia y los acontecimientos que ha sufrido esta espectacular obra de ingeniería que aún perdura desde tiempos romanos y por el que siguen transitanto vehículos (punto de controversia en la zona). La ruta era guiada por las técnicos de la Oficina de Turismo de Alcántara.


Una de las obras de ingeniería más relevantes de la Hispania Romana, fue construido entre los años 105 y 106 dC por el arquitecto romano Cayo Iulio Lacer, con el objetivo de comunicar Norba (Cáceres) y Conimbriga (Condeixa-a-Velha, de Portugal), sobre el río Tajo.

Tiene una longitud de 214 metros apoyado sobre 5 pilares y con 6 arcos, los dos centrales con una anchura de 30 metros y altura de 48. Su calzada tiene una anchura de 8 metros. El puente está construido para soportar las grandes crecidas del río Tajo, aunque hoy día eso no sucede por lo controlado que está el río, dado el importante número de presas que hay a lo largo de su curso. 


En el centro del puente sobre su arco central se eleva el Arco del Triunfo de 13 metros de altura y dedicado al emperador Trajano como indica una de sus inscripciones. Los dos primeros arcos de la parte de poniente han sido destruidos varias veces para evitar el paso de tropas atacantes en los diferentes conflictos.

La última reconstrucción importante del puente se llevo a cabo en el siglo XIX durante el reinado de Isabel II y posteriormente en 1969 durante las obras de construcción de la presa se consolidaron los cimientos de los pilares centrales. 


En uno de los extremos del puente se encuentra un templete romano, y en el otro la Torre del Oro, una torre defensiva construida en el siglo XVIII y que formaba parte del sistema defensivo de la ciudad.


Para terminar el fantástico día en Alcántara disfrutamos de una degustación de Mormentera (o también llamada Monumentera), un dulce típico de Alcántara. Y una cata de aceite de la localidad. Gracias. 



Más fotografías del Puente de Alcántara

Antes de visitar el Puente, por la mañana estuvimos en otro punto de la ciudad que hay que visitar, el Conventual de San Benito edificado en el siglo XVI y abandonado posteriormente a la desamortización de 1835. Fue restaurado en 1966 y actualmente pertenece a la Fundación San Benito de Alcántara y sus visitas son guiadas con cita previa, merece la pena.


Más fotografías del Conventual 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Logroño

Mercado de San Blás

Esta bonita ciudad ha sido todo un descubrimiento y no solo por la calle Laurel, que también. Bañada por el río Ebro, Logroño ha sido cruce de caminos a lo largo de la historia, por ella transcurre el Camino de Santiago, siendo disputada entre los antiguos reinos de la península ibérica durante la edad media. Comenzamos la visita paseando por sus calles desde el Paseo del Espolón y su parque, la zona verde más importante de la ciudad con la estatua ecuestre del general Baldomero Esparter.


La Concatedral de Santa María la Redonda, del siglo XVI en el lugar donde antes existía una iglesia románica que si era dedonda y de donde toma su nombre, con sus dos torres "casi gemelas" pues una es un par de metros más alta que la otra.


En su casco antiguo, en Ruavieja, encontramos los "calados" que es el nombre que reciben en La Rioja las bodegas que estaban bajo las casas. El calado de San Gregorio o el del Palacio de los Yanguas. Como curiosidad, existió una ordenanza municipal del año 1583 que prohibía el paso de carruajes herrados por la Ruavieja para no perturbar el descanso de los vinos que reposaban en los calados.

Algo que nos encontramos por sorpresa fue la espectacular portada barroca del siglo XVII del Parlamento de La Rioja, situado en lo que fue el convento de la merced hasta 1835 y luego fábrica de tabaco.


Otra visita, según parece, imprescindible cuando vas a Logroño es la Iglesia Imperial de Santa María de Palacio, del siglo II y III (los vestigios más antiguos) y su aguja octogonal característica.


La Iglesia de Santiago, en el Camino de Santiago y muy ligada a los peregrinos que lo recorren. Cerca de la iglesia se encuentra la Plaza de la Oca, con este popular juego pintado en el suelo. Durante el gran asedio de 1521 a la ciudad, los logroñeses se refugiaron entre sus muros.

Y como ya comenté al inicio, nadie puede irse de Logroño sin visita y degustar sus tapas en la Calle Laurel, continuamente abarrotada de gente. Un verdadero placer. Una ciudad que merece la pena visitar.


Más fotografías de Logroño en mi

Y para culminar el viaje, coincidimos con el paso de la Vuelta a España por la ciudad, en la Etapa 16ª con una contrarreloj de 42 kilómetros que ganó el británico Cris Froom.

 

Más fotografías de la Vuelta a España en mi 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Ruta de los Dinosaurios


La ruta transcurre en el término municipal de Enciso, situado en el Valle del Cidacos, donde existen catalogadas más de 1.400 huellas de dinosaurios. Es una ruta corta que se hace en tres horas, aunque en los folletos pone hora y media al final paras más tiempo para ver las huellas y leer los paneles. Partimos del pueblo de Enciso, al cruzar el puente y llegar al Barranco Perdido, un centro de ocio paleontológico. Está bien marcada la ruta.


Nosotros tomamos dirección a Cornago por la carretera que une ambos pueblos, un tramo de 2 kilómetros por la carretera que nos conduce al primer yacimiento de huellas, Yacimiento de Valdecillo, en el también encontramos representaciones 3D de dinosaurios a tamaño real. Una senda nos conduce a las primeras 4 huellas en la parte inferior y 59 huellas en la parte superior del yacimiento pertenecientes a una familia de iguanodontes.


Continuamos el camino que nos conduce al segundo yacimiento denominado Yacimiento de la Senoba, uno de los primeros en ser estudiados en La Rioja y desde donde se divisa un espectacular paisaje. Contiene unas 130 huellas y una serie de rastros de terópodos y ornitópodos.



Este yacimiento enlaza con una pista que nos conduce al Yacimiento de la Virgen del Campo, contiene más de 500 pisadas de dinosaurios que vivieron en la zona hace 130 millones de años (en el cretácico), así como marcas de su piel y señales de arrastre de la cola. También destacan las marcas del oleaje o ripples, que son ondulaciones en la roca correspondientes a fosilización de pequeñas dunas de arena en las zonas de aguas poco profundas. El yacimiento se recorre a través de una pasarela de madera y contiene también una reproducción de un disnosaurio hervívoro a tamaño real.



Una muy bonita ruta apta para todos los públicos y muy recomendable para niños, además de aprender paleontología, existen a lo largo de la ruta diferentes actividades como tirolinas o parques infantiles. Una gran experiencia. Para rematar la ruta accedimos hasta las antenas para ver la construcción de una presa, objeto de polémica en el valle. Estos son algunos de los yacimientos que se pueden ver a lo largo del Valle del Cidacos, en casi todos los publos se pueden encontrar huellas de dinosaurios.

Más fotografías de la ruta en mi 

Ruta de las Ermitas


La ruta transcurre en Arnedillo, al término de la localidad a la derecha hay un puente de un ojo que lleva al cementerio, se cruza el puente y tras subir por una pequeña cuesta se llega a la Ermita de San Andrés y San Blas, un edificio barroco del siglo XVIII, realizado en mampostería de planta rectangular con un pequeño retablo rococó de 1770 con la imagen del titular San Andrés.






Se continua por el camino hasta llegar a una bifurcación donde se toma el sendero de la izquierda que accede a la Ermita de San Miguel, reconstruida en el lugar donde estaba la antigua ermita del siglo XVI, con una talla de San Miguel del siglo XVI.



Unos metros después observamos a la derecha un pequeño montículo, es El Nevero, si se rodea se puede ver el agujero por donde se introducía la nieve, se retoma el camino y en la cima se encuentra la Ermita de Peñalba, de construcción mozárabe, del siglo X y desde donde se puede contemplar la Vega del Cidacos, se baja rodeando la montaña hasta llegar a la carretera LR-115, una vez en la carretera se puede enlazar con la Vía Verde e ir dirección Arnedillo.



La duración de la ruta es de 2 horas aproxímadamente de dificultad baja, le faltan algunas marcas en algunos puntos que puden inducir a equívocos, pero la ruta se hace bien. Durante toda la ruta nos acompañan desde las alturas los buitres que habitan los riscos calizos del entorno. Y una espectacular manera de conocer el entorno de Arnedillo.

Más fotografías de la ruta en mi

lunes, 18 de septiembre de 2017

Valle del Cidacos

Valle del Cidacos

El Río Cidacos desemboca en el Ebro y a su paso por La Rioja modela el paisaje de este precioso valle, con pequeños pueblos de montaña y ciudades en la ribera del río. El primer pueblo que encontramos al entrar en el valle es Enciso, un bonito pueblo con un casco antiguo medieval, pero sin duda el gran atractivo del pueblo es su rico patrimonio paleontológico al cual dedicaré una entrada en este blog.

 Enciso

Otra parada, y para nosotros fue el punto donde nos quedamos es Arnedillo, enclavado en la hoz del Cidacos destacan sus aguas termales utilizadas desde época romana, y de las cuales disfrutamos. Un lugar de paz y tranqulidad donde reponerte del duro día a día. El centro de interpretación del buitre es otro lugar interesante de Arnedillo, aunque tan solo con dar un paseo, la Ruta de las Ermitas por ejemplo (de la cual escribiré en una entrada), descubres a los buitres. Con un rico patrimonio, destacar la Torre del Castillo (siglo XIII) que fue residencia de los Obispos de Calahorra, el puente (siglo XVII), o la iglesia de San San Servando y San Germán. También sus ermitas, a las cual dedicaré otra entrada, pues dimos un paseo por el entorno para descubrirlas.

 Arnedillo

Herce o Quel, son parte de los pequeños pueblos enclavados en la roca y desde donde, subiendo a sus miradores podemos se puede observar el valle del Cidacos.

 Herce

Quel

Autol, marca el inicio del tramo final del curso del Río Cidacos, donde destaca sobre todo el Picuezo y la Picueza, dos figuras formadas por la erosión de la roca y que ha generado leyendas como la siguiente:

Se cuenta que el Señor del Castillo poseía una viña muy especial, que daba exquisitas uvas, que alguien estaba robando. Una noche, el guarda sorprendió a una pareja que ocultaba algo en una cesta; les pidió que lo mostraran, sospechando que eran uvas, a lo que la pareja se negó y tentó al diablo diciendo: "que nos volvamos piedra, si son uvas lo que aquí llevamos". La maldición cayó sobre ellos por mentir, porque eran uvas del Señor lo que ocultaban. Cualquiera que fuera la causa de su conversión en piedra, esta pareja de enamorados sigue guardándose eterno amor y, en ocasiones, nocturnos paseantes los han sorprendido susurrando suaves palabras de amor. ¿O quizás es el viento?.

 Autol. El Picuezo y La Picueza


Web de turismo de La Rioja:
Con toda la información del Valle del Cidacos.

Más fotografías en mi Álbum de Google
 Quel