miércoles, 9 de octubre de 2019

500 años de Foral Manuelino a Barbacena (Portugal)


Volvemos a esta bonita población alentejana para asisitir a la celebración de los 500 años de Foral Manuelino. Barbacena tiene un pasado glorioso, desde el s. XIII cuando la villa de Barbacena se afirmó como una villa aristocrática. Tuvo su primer foral el 17 de abril de 1273 y el segundo el 15 de diciembre de 1519 atribuido por el rey D. Manuel I. Reconocida desde el tiempo de D. Afonso Henriques, por los esfuerzos de la localidad en la construcción del país, en particular en la participación activa de las guerras para conquistar el territorio, Barbacena, fue sede del municipio de un territorio a su alrededor. Este reconocimiento fue hecho a través de la Carta de Foral, un documento atribuido por el rey, que pretendía establecer un consejo y regular su administración a través de deberes y privilegios. Barbacena quedó así, fuera del alcance de los señores feudales. 



Aprovechando la estancia en la localidad visitamos también el Anta da Coutada. Dolmen que fue construido en el período neo-calcolítico y clasificado como Monumento Nacional desde el 16 de mayo de 1939. mantiene la cubierta de la cámara en su posición original, aunque faltan algunos pilares. Los cuatro pilares que aún se mantienen en pie son parte de la cámara poligonal, dos de los cuales sirven para sostener el remate en la parte superior. En el corredor se pueden observar cautro pilares. Todavía mantiene una losa de cobertura "in situ" y otra desplazada, caída hacia un lado. El montículo o túmulo está parcialmente conservado.



Para completar el día en el Alentejo aprovechamos para conocer la localidad de Cabeço de Vide. Una bonita freguesia que nos ha sorprendido, pertenece al concelho de Fronteira donde destacan las ruinas del Castillo que se remonta a un castro establecido en el siglo II, en la época romana para controlar el desvío del itinerario romano que conectaba Lisboa a Mérida, sobre todo para acceder a las aguas medicinales sulfurosas, cuyas termas, denominadas como “La Sulfúrea”, ubicadas junto a un pequeño río represado, se remontan al reinado de César Augusto. La villa fue invadida en 1190 para incorporarla a la corona de Portugal de forma definitiva. Fue entonces cuando, con el objetivo de asegurar la ciudad y la defensa de la zona, se reutilizó el castro existente para elevar un castillo con cerca amurallada para guarecer a la población. En 1211 la posesión de la villa es transferida a la Orden de Avis por el Rey Afonso II con la misión de defender el Alto Alentejo, del que Cabeço de Vide forma parte.


 Es una fortificación de pequeñas dimensiones, de planta circular, que resulta de la utilización medieval de un antiguo castro romanizado. Presenta una puerta de entrada al sur, sobrepuesta a dos ménsulas y escudo con la cruz de Avis. Dentro del recinto principal no se consiguen identificar los vestigios de las construcciones que aquí existieron. De la barbacana que envolvía el castillo nos quedan muy pocos elementos.



Al abandonar el pueblo nos paramos para conocer las Termas "La Sulfúrea" que existen desde el tiempo de los romanos son un oasis de calma y tranquilidad en medio de la planicie alentejana. Las aguas usadas desde hace casi cuatro mil años están indicadas en enfermedades osteoarticulares (reumatismo), respiratorias (asma, bronquitis, sinusitis, rinitis) y de la piel. El agua es sulfúrea, hipossalina e hiperalcalina, sódica y cálcica, con un ph de 11,55 y bacteriologicamente puras. Sin duda un lugar que habrá que volver a visitar.

viernes, 4 de octubre de 2019

Barcelona


Vista de Barcelona desde la Sagrada Familia

 Llegamos a Barcelona y aunque disponíamos de un día y medio, nos dío tiempo a visitar esta maravillosa ciudad. Llegada al hotel y tras comer algo nos dispusimos a recorrer la ciudad, desde la Plaza de España, uno de los espacios más emblemáticos de la capital catalana fue construida durante la Exposición Internacional de 1929, en ella confluyen dos arterias principales de la ciudad la Gran Vía de las Cortes Catalanas, la Avenida del Paralelo y la Avenida de la Reina María Cristina, a través de la que se accede a la zona de Montjuïc. Subimos al Arenas de Barcelona desde donde hay unas espectaculares vistas de la plaza.


 Montjuic

Seguimos paseando por la Gran Vía de las Cortes Catalanas, una de las vías más importantes de la ciudad de Barcelona, que la cruza longitudinalmente con un recorrido de más de 13 kilómetros, pasamos por la Universidad de Barcelona hasta llegar a la Plaza de Cataluña, uno de los centros neurálgicos de la ciudad y punto de unión entre el núcleo viejo de la ciudad y el Ensanche. Hasta que se derribaron las murallas, el espacio actualmente ocupado por la plaza era una explanada a las afueras de la ciudad situada justo enfrente de una de las puertas principales, desde donde salían caminos hacia las poblaciones de los alrededores. Posteriormente, se derribaron las murallas y se empezó a construir el Ensanche. La plaza fue inaugurada por Alfonso XIII el 2 de noviembre de 1927.

 Rambla

Desde la Plaza de Cataluña bajamos por la Rambla, entre edificios modernistas, con multitud de tiendas, galerías de arte, algunos teatros y cines, a rebosar de gente. Es poco más de un kilómetro de paseo entre los tilos que ofrecen una agradable sombra en la parte central de la avenida, un auténtico placer pasear por este lugar. A mitad de camino entramos en el Mercado de la Boquería, un lugar al que siempre hay que visitar. Se trata del Mercado de San José, más 300 puestos ofreciendo una gran variedad de productos locales y exóticos, frutas, verduras, pescados, carnes, con un espacio de restauración, un lugar de colores y aromas, imprescindible. Fue inaugurado en 1840, antes del mercado, estuvo en el mismo lugar el convento de San José. Continuamos caminando hasta la estatua de Colón y de ahí al Port Vell.

 Mercado de la Boquería

 Estatua de Colon al atardecer

Algo que uno no se puede perder cuando está en Barcelona es el espectáculo de luz, color y música de la Fuente de Montjuic.  Toda la plaza y las escaleras que suben a Montjuic llenas de gente a rebosar. 

 Fuente de Montjuic
 
En este viaje habíamos decidido centrarnos en una visita, que sería la Sagrada Familia, a la que dedicamos gran parte del día. Es importante llevar las entradas ya compradas a través de internet pues te quitas de unas colas tremendas de gente. El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia es una basílica católica diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí, que trabajó en ella durante la mayor parte de su carrera profesional, pero especialmente en los últimos años de su carrera. Su construcción se inicia en 1882 y aún ho en día testá en construcción, es más, se prevé su finalización (según nos explicaron) en el año 2026 y se convertira en la iglesia cristiana más alta del mundo. Es la obra maestra de Gaudí, y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana.


 Sagrada Familia
 
 Tiene planta de cruz latina, de cinco naves centrales y transepto de tres naves, y ábside con siete capillas. Ostenta tres fachadas dedicadas al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús y, cuando esté concluida, tendrá 18 torres: cuatro en cada portal haciendo un total de doce por los apóstoles, cuatro sobre el crucero invocando a los evangelistas, una sobre el ábside dedicada a la Virgen y la torre-cimborio central en honor a Jesús, que alcanzará los 172,5 metros de altura. Nosotros tambíen decidimos subir a  la Torre de la Pasión desde donde hay unas espectaculares vistas de la ciudad. 

Hay más información de la SAGRADA FAMILIA en su web:

Ya por la tarde realizamos una visita guiada por el Barrio Gótico que el núcleo más antiguo de la ciudad y su centro histórico. Las laberínticas calles medievales del Barrio Gótico de Barcelona sonn el escenario ideal para disfrutar del centro de la ciudad sin prisas. El cardus y el decumanus romanos son los ejes de urbanización históricos del barrio en su parte más alta. Actualmente se conservan trozos de la primera muralla en la plaza de la Seo, frente a la Catedral de la Santa Creu i santa Eulàlia, ejemplo de la arquitectura gótica catalana que data del siglo XIV. La Plaza Sant Jaume, el centro político de Barcelona, se trata del lugar en el que se ubican el Ayuntamiento y el Palacio de la Generalidad de Cataluña.

 Barrio Gótico
 
 La Plaza del Rey, sede del Palacio Real desde comienzos de la Edad Media, acoge un conjunto de edificios medievales. La Plaza de San Felipe Neri que durante la Guerra Civil sufrió un bombardeo del que solo quedó en pie la fachada y parte de la estructura de la iglesia y donde aún quedan restos de la metralla y varias placas recordando quienes allí murieron. 

Fachada Iglesia San Felipe Neri 
 
 Acabamos nuestro paseo por el Barrio Gótico en la Basílica de Santa María del Mar cuya construcción comenzó en 1329, tal como lo atestiguan las lápidas del portal de las Moreras y el contrato establecido entre los obreros y los maestros Ramón Despuig y Berenguer de Montagut. La obra había de pertenecer, exclusivamente, a los feligreses de la zona del puerto y de la Ribera, únicos responsables materiales del templo, ya que ellos fueron quienes la sufragaron, bien con su dinero o bien con su trabajo. Los obreros de carga y descarga de los barcos (los llamados “bastaixos”), los pescadores y la gente sencilla pusieron sus manos, hombros y barcas para transportar las piedras necesarias desde la montaña de Montjuic. Fue acabada en 1383.


Basílica Santa María del Mar y detalle que recuerda a los Bastaixos
 
Despedimos esta bonita ciudad, a la que sin duda volveremos con más tiempo, dando un paseo desde Plaza Cataluña por el Paseo de Gracia para descubrir algunas de las más importantes obres de la arquitectura modernista como la Casa Milà (La Pedrera) o la Casa Batllo, ambas obras de obra de Antoni Gaudí.

Más información de Barcelona en:

 Casa Batllo

Más fotografías de BARCELONA 

El día siguiente nos dispusimos a coger el barco que nos conduciría a distinas ciudades de la costa del Mediterráneo, el Sovereing.

 Sovereing (de Pullmantur)
Más fotografías del SOVEREING

martes, 1 de octubre de 2019

Ruta del Puente

 Puente de Alcántara
Se trata de una ruta circular de veinte kilómetros que se inicia y finaliza en el Puente Romano de Alcántara, del que en estos días se puede ver todo el pilar central así como varios molinos, pues el nivel del Río Tajo está más bajo de lo normal por labores de mantenimiento en la presa. Los primeros dos kilómetros de la ruta transcurren paralelamente al río para comenzar una pequeña ascensión por la Vereda de la Loba hasta llegar a la Cerca de la Encina donde se toma una pista que tras pasar por al Ermita de Nuestra Señora nos conduce a Estorninos.

Estorninos es una población cercana a la frontera con Portugal, por lo que se vió inmersa en numerosos conflictos entre españoles y portugueses a lo largo de su historia. Destaca su iglesia de Santiago Apostol y el Humilladero a la salida del pueblo, que es una especie de oratorio o ermita realizado en mampostería de pizarra y sillares de granito. Desde 1974 es un barrio de Alcántara.

 Vista de Estorninos

 El Humilladero (Estorninos)

Continuamos la ruta tomando rumbo al Menhir del Cabezo por la Cañada del Cabezo. Este monumento megalítico consiste en un gran bloque de piedra colocado verticalmente en el suelo, y al que se le atribuyen varios significados: funerario, sexual, telúrico, solar o territorial. Tiene una altura de 4,65 metros y un diámetro de 1,20 metros con varias decoraciones en su extremo y el cuerpo del menhir. Una verdadera maravilla que te encuentras en mitad del campo.

 Menhir del Cabezo

La ruta nos conduce, tras volver sobre nuestros pasos apenas un kilómetro, a una pista que seguimos en dirección a Alcántara tras cruzar la carretera EX-207 y pasar por la Playa de la Cantera, una antigua cantera que se ha acondicionado como lugar de esparcimiento de los habitantes de Alcántara.

 La Cantera

Tras cuatro kilómetros llegamos de nuevo al Puente Romano de Alcántara cuya construcción se inició en el año 75 d.C. y se finalizó en el 104 d.C. en la época de Trajano al cual fue dedicado. El puente tiene una longitud de 194 metros, 8 metros de anchura y 71 metros de altura desde la base del pilar central, que tuvimos la fortuna de poder ver, incluyendo el arco del triunfo. Está construido en sillería granítica, con seis arcos de medio punto apoyados en cinco pilares con tajamares en los tres centrales.

El puente se sitúa en un punto clave para las comunicaciones transfronterizas, siendo parcialmente destruido en varias ocasiones. La primera restauración se produce en el siglo XVI como atestiguan las inscripciones del arco. Posteriormente tras varios conflitos vuelve a ser restaurado en el siglo XIX, siendo declarado Monumento Nacional en el año 1924. 

 Varios Molinos

 Puente de Alcántara
Para muchos y para nosotros es uno de los puentes más bonitos de España, una auténtica maravilla arquitectónica a la cual volvemos una y otra vez. Como curiosidad en el puente se puede leer esta inscripción:

“El Puente que perpetuamente permanecerá por 
los siglos del mundo”


El track de la ruta está disponible en WIKILOC 

Más fotografías de la 
RUTA DEL PUENTE

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Medinaceli

Vista de Medinaceli 

De camino a Barcelona nos paramos en la histórica ciudad de Medinaceli, una bonita localidad por donde pasear y perderse por entre sus calles en una casco hitórico perfectamente conservado, encontramos un hotel en el mismo casco histórico y nos dispusimos a recorrer la localidad.

Arco Romano

 
Al entrar en la ciudad ya te llama la atencion el Arco Romano, del siglo I d.C, único de triple arcada en la península ibérica y que daba acceso al recinto amurallado, desde este punto se tiene una excelente panorámica al valle del Jalón y las salinas. La Muralla defensiva con una longitud de 2.400 metros, bordea la plataforma donde se asienta la ciudad. La Puerta Árabe, que no es árabe pues sus cimientos son romanos, también es llamada la Puerta del Mercado, pues era uno de los accesos de la villa y en días de feria se instalaban los comerciantes que no accedían al recinto amurallado.

 Puerta Árabe

El Castillo es construido en el siglo XIV por los Condes de Medinaceli para reforzar las defensas aprovechando la antigua alcazaba árabe, de planta rectangular con torreones circulares y uno cuadrangular. Cuenta la leyenda que el 10 de agosto de 1002 Almanzor, que era caudillo del ejército musulman, enfermo desde hacía años y tras semanas de agonía vino a morir a la plaza que no perdió en ningún momento, Medinaceli, y se rumorea que su tumba está hacie poniente en el cuarto cerrillo y que con Almanzor descansa el polvo de todas sus batallas y múltiples tesoros.

Castillo

Destaca también la Plaza Mayor que es una amplia plaza portigada y de forma casi pentagonal, donde encontramos en sus laterales la Casa del Concejo del siglo XVI con dos plantas y arquería en su fachada, y el Palacio de los Duques de Medinaceli, BIC desde 1979, un edificio de estética renacentista y construido entre los siglos XVI y XVII. 

 Plaza Mayor
 
En el norte de la localidad encontramos un nevero, probablemente de época árabe, en el cual se almacenaba y conservaba la nieve para usarla en la estación cálida.

Nevero Árabe

martes, 24 de septiembre de 2019

Huerta de Otero

 Mosaico

 Ayer escuché esta frase que dijo la monitora que nos guió por el yacimiento:

" Mérida está viva "

y vaya si lo está, prueba de ello son las diferentes excavaciones que están sacando a la luz numerosos restos no solo de época romana en la ciudad, y uno de estos lugares es la Huerta de Otero, donde estos días está abierta al público en visitas guiadas, pues el objetivo es que se conozca el trabajo que se está realizando y que culminará en unos años con la musealización del lugar y su apertura como una localización más a visitar de Augusta Emerita.

Yacimiento Huerta de Otero

La Huerta de Otero se excavó por primera vez en los años 70 pero se finalizó la excavación de forma que fue tapado el yacimiento. Este año 2019 se ha retomado su excavación en una primera fase hasta llegar a lo que ya descubrieron en los años 70. Hoy día se puede observar una domus romana, parte de la muralla de la ciudad así como de la calzada romana que sería la continuación de la que se puede observar en la zona de morerías. 

 Parte de las Termas Privadas

También, y es lo más espectacular del yacimiento, se ha encontrado un peristilo a dos niveles con cuatro impresionantes mosaicos casi perfectamente conservados. Así como unas termas privadas donde se conserva el caldarium, un cuarto con un baño caliente, usado en los baños romanos, con la boca del horno, una bañera de agua fría y muchos elementos más que contenía las termas como una 'concameratio', el hueco que hay entre el suelo y la pared para dejar que el calor vaya a las estancias.

 Peristilo y Mosaicos

Más fotografías en mi 

lunes, 5 de agosto de 2019

Ruas Floridas 2019

Las Ruas Floridas es una fiesta bianual de carácter popular que se remonta a mediados del siglo XIX. Durante los meses de julio y agosto, el municipio alentejano de Redondo, cercana a la ciudad de Évora, se engalana espectacularmente de flores y otros objetos elaborados casi exclusivamente con papeles de colores. Los residentes de cada calle se organizan y eligen un tema, siendo la coordinación general por parte del municipio de Redondo. Es un auténtico espectáculo de color del cual os dejo algunas fotografías.






https://photos.app.goo.gl/NhgEsk1SUpMnnNBz7

Fortim de São Mamede


De 1810 a 1812 se construye el Fortim de São Mamede, a unos 300 metros del Forte de Santa Luzia, con el objetivo de cubrir la amplia vega que se forma en dirección al SE, a 7 km. del Guadiana, que quedaba fuera del ángulo visual. Dicho fortín estaba unido al fuerte principal mediante un camino cubierto para que la guarnición pudiera replegarse en caso de necesidad. Fue construido en el lugar donde se encontraba la la antigua capilla de São Mamede. Y es monumento nacional desde 1940. Fue construido por orden del duque de Wellington, siguiendo las características de los llamados fuertes de las líneas de defensa de Lisboa y que, junto con los contemporáneos de San Pedro y San Francisco, reforzaron la plaza de Elvas.


Es de planta poligonal compuesta por una fortaleza desigual de cuatro lados, rodeada de un foso, construido en mampostería mixta enlucida, pero con algunas secciones que ya no tienen yeso y están cubiertas de vegetación. El acceso es por el noroeste en el medio del lienzo, a través de una puerta de hierro fijada a pilares laterales, pintada en blanco, precedida por un puente de mampostería, construido sobre el foso igualmente en mampostería mixta enlucida, pero muy dañado en la mayoría de los frentes. En el interior, a la izquierda de la puerta se encuentra la antigua caseta de vigilancia de forma rectangular y a la derecha, aislada en el terraplén, se eleva el almacén, también de planta rectangular, compuesto por almacén y sala de recepción.


En el siglo XIII en el lugar donde se encuentra el fuerte hoy, había una capilla dedicada a São Mamede que en 1641 en el contexto de la guerra de restauración fue demolida y en su lugar se construye el fortín. A finales del siglo XVII es cuando se considera la opción de realizar este fortín para proteger ese flanco del Fuerte de Santa Luzia y en 1811 es cuando se comienza a construir por orden del Duque de Wellington, cuando comanda el ejército anglo-portugués de la frontera de Alentejo. En 1815 ya se describe el fuerte de la siguiente manera "tiene una planta poligonal, 10 cañones, un respaldo, foso, explanada, una tienda de pruebas con pasillo y un edificio techado (cuerpo de guardia) con alojamiento para el comandante, otro para 6 hombres e incluso un almacén", su guarnición de infantería era entonces de 272 soldados. En 1875 según el informe del gobernador de la plaza, general Francisco Xavier Lopes, el fuerte es completamente abandonado.