VISITA MI NUEVO BLOG

domingo, 30 de diciembre de 2018

12 Apóstoles 2018





Otro año más despedimos el año senderista con la Ruta de Senderismo los Doce Apóstoles este año en su decimoprimera edición. Un espectacular día para disfrutar de esta maravillosa ruta que comenzando desde la Plaza de España de Salvaleón (Badajoz) nos lleva durante 17 kilómetros por una fantástico bosque adehesado con alcornoches, encinas, jaras, madroños, disfrutamos de arroyos como El Montero, La Plata de la Mora y el Regato de la Bejarana, recorremos parte de la falda de la Sierra de Monsalud. Nos acompañan durante el recorrido cerdos, ovejas, vacas diseminadas por este bonito paisaje.



Destacar de la ruta, como siempre, los doce espectaculares alcornoques que dan nombre a la ruta y de los cuales solamente quedan siete, conocidos como los "12 Apóstoles" en un bonito enclave donde parar para tomar un respiro y disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. Una ruta para despedir este año senderista y desear a todos un fantástico año senderista 2019 y que volvamos a encontrarnos en Salvaleón.



 Uno de los Doce Apóstoles

Más fotografías en mi 

lunes, 17 de diciembre de 2018

Puente en Vigo



Todo comienza con unas declaraciones del Alcalde de la ciudad de Vigo, que llamaron nuestra atención, sobre el alumbrado navideño de la ciudad, y es lo que nos hizo visitar la ciudad, aunque no solo por el alumbrado sino para conocerla un poco. Tras un largo viaje llegamos al hotel justo frente al puerto, lugar donde comienza nuestro paseo por el centro histórico de la ciudad. Recorrer arriba y abajo las calles de este precioso casco histórico es un auténtico placer, visitar la Plaza da Princesa y la Porta do Sol, en estos días navideños con una espectacular iluminación que atrae a turistas de todos los rincones del país.


Subir al Paseo de Alfonso XII en lo alto del barrio marinero de O Berbés en el cual encontrar un lugar para probar la gastronomía local. Descender por sus callejuelas hasta la plaza que antaño fue donde los pescadores amarraban sus barcas y donde aún se pueden contemplar algunos edificios marineros antiguos. Pasear por la Calle Real con sus casas señoriales entre ellas destaca la Casa de Arines o Ceta, la más antigua (siglo XV) hoy sede del Instituto Camoes de la lengua portuguesa. La Calle Cesteiros, donde en su tiempo abundaban los artesanos cesteros y donde hoy apenas quedan un par de tiendas, se ha transformado en un lugar de tapas.



Desde la Plaza de la Constitución que alberga el edificio del antiguo ayuntamiento pasando por la Concatedral de Santa María de principios del siglo XIX que sustituyo a una antigua colegiata, y acabar tomando una mariscada en el Mercado da Pedra.

Continuamos el paseo por el Vigo señorial, donde a finales del siglo XIX, cuando la burguesía viguesa en pleno apogeo, empezó a construir grandes edificios. Desde la Porta do Sol, por la calle Policarpo Sanz o calle Areal, caminamos entre impresionantes edificios como el Teatro García Barbón de principios del siglo XX. La calle Urzaiz, la calle Príncipe como principal arteria peatonal y de compras de la ciudad que estos días están repletas de vigueses y turistas.


Es importante destacar varios lugares, el Monte O Castro, la Fortaleza de San Sebastián o la visita a las Islas Cíes (a la que dedicaré una entrada en este blog).


El Monte O Castro, es el parque con las mejores vistas de Vigo y la Ría, lugar de emplazamiento de un antiguo poblado fortificado (castro) del que se puede apreciar hoy en día una parte escavada en distintas intervenciones arqueológicas, con varias construcciones circulares (prerromanas) y cuadrangulares (forma proveniente de la romanización). Está datado entre los siglos III y I a.C. y es el punto de origen de la ciudad de Vigo, el lugar donde los primeros pobladores se asentaron. El castillo del Castro, del siglo XVI, formaba parte del sistema defensivo de la ciudad. Se construyó en la Edad Media al mismo tiempo que el castillo de San Sebastián. La fortaleza del Castro estaba formada por tres recintos amurallados. En la actualidad solo se conserva el primer recinto y parte del segundo; el tercero, que sería la muralla de la ciudad, desapareció en su totalidad. Tiene forma poligonal y está construida en granito. Se encuentra abierta al público, llegando al Ayuntamiento asciendes hasta el parque para desde donde hay unas bonitas vistas de la ciudad.



El Fuerte de San Sebastián, en cuyo interior hoy se sitúan las oficinas del Ayuntamiento de Vigo, se levantó al mismo tiempo que la villa se comenzaba a amurallar en 1656 durante el reinado en España de Felipe IV con el objetivo de proteger a Vigo de los ataques de ingleses y portugueses. En el lugar en donde se levanta el castillo había una ermita advocada a San Sebastián, y la nueva muralla cerraría hasta dicha capilla, donde además se levantaría un fuerte. En 1719 los ingleses invaden Vigo y el castillo quedó en ruinas pasando a utilizarse como espacio para el ganado, defendiéndose luego la villa desde la Fortaleza del Castro. Como curiosidad se encontraron pasadizos y túneles que unían las dos edificaciones defensivas entre sí y la ciudad. Ya en el siglo XIX sirvió de hospital, siguió como cuartel militar hasta 1964, cuando pasa a ser propiedad del Ayuntamiento de Vigo.



Más fotografías en mi

Islas Cíes



Archipiélago situado en la provincia de Pontevedra al noroeste de la península ibérica, en la boca de la ría de Vigo, formado por tres islas: Norte o Monteagudo, Del Medio o do Faro y Sur o San Martín, en nuestro caso recorrimos la isla del medio o Isla do Faro, que se encuentra unida a la Isla do Monteagudo por una escollera y la playa de Rodas,  al subir la marea, el agua pasa entre las dos islas por la cara oeste y, taponada por la playa, se llena la albufera formada entre el arenal y las rocas, cosa que pudimos observar, impresiona la fuerza del mar sobre la escollera. Fueron declaradas parque natural en 1980, y están incluidas en el Parque Nacional delas Islas Atlánticas de Galicia, creado en 2002.


Llegamos a la isla tras unos cuarenta y cinco minutos de viaje en barco, en nuestro caso con la naviera Mar de Ons, a medida que vas llegando se va haciendo más visible la isla, aparece espectacular en el horizonte con el faro en su punto más alto. Para pasar un día recorriendo la Isla do Faro, la primera parte de manos de una guía de la naviera para luego recorrerla por nuestra cuenta, apenas dos centenares de personas en la isla. Se pueden hacer un par de rutas marcadas con los colores verde y naranja, con un punto de enlace entre ellas. La naranja te lleva hasta el faro, punto más alto de la isla y desde donde las vistas son verdaderamente maravillosas, la verde te recorre la isla por la parte mas este hasta el embarcadero.

 

Su formación geológica es de finales del Terciario, cuando se produjeron los hundimientos de algunas partes de la costa, con lo que penetró el mar y se crearon las rías. Todas las islas atlánticas son las cumbres de las sierras costeras que quedaron parcialmente bajo el mar y están formadas casi en su totalidad por granito de dos micas. La cara se encuentra a cubierto de la fuerza del atlántico con playas de arenas finas con dunas, la cara oeste con formaciones de acantilados golpeados por la fuerza del mar.

 
El bosque es el que ha sufrido las mayores alteraciones, pues han desaparecido especies autóctonas como la higuera y otras como el rebollo han quedado reducidas a áreas casi testimoniales, al haber repoblado con pino y eucalipto casi una cuarta parte de la superficie del parque, aunque ahora están dedicados a tareas para eliminar el eucalipto y reintroducir las especies autóctonas.



La isla ha estado habitada durante toda la historia, en la edad del bronce, en época romana o los suevos pasaron por la isla. Pero es en la edad media cuando es habitada por comunidades religiosas, benedictinos y franciscanos, prueba de ello queda el convento de San Estevo. Fue lugar de llegada de los piratas tunecinos, turcos y la armada inglesa, ya en el siglo XVIII se comenzó a abandonar la isla. En el siglo XIX se repuebla la isla conformándola como fortificación, y para después de la llegada de pescadores y ganaderos, así como la construcción del faro, la isla tomase otra función. Hasta 1960 cuando se produce la despoblación definitiva. Hoy día solamente viven en la isla los guardas y encargados de su conservación, existe un camping donde puede reservarse plaza, aunque hay limitaciones en la isla tanto de personas que pueden acceder (máximo tres mil en época alta) como de actividades a realizar. 


Todo esto hace imprescindible una visita a las Islas Cíes.


  
Más Fotografías en mi 

martes, 4 de diciembre de 2018

Ruta Senderista "Las Minas"


La ruta comienza en el Pilar de Santa Marta de los Barros, para recorrer apenas cuatro kilómetros entre viñedos que en estos días adquieren tonalidades ocres y olivares, que nos llevarán hasta las Minas de Santa Marta. Una ruta de 8 kilómetros de baja dificultad, tras la cual visitamos el Museo Geológico Minero de Santa Marta y degustamos alguno de los productos típicos de la localidad.


Las Minas de Santa Marta forman un complejo de cinco minas: Constante, Colmenitas, Garandina, Reserva y Tehh, en las cuales extrajo Vanadinita (Pb5(VO4)3Cl) para obtener Vanadio, llegando a ser a finales del siglo XIX y principios del siglo XX la mayor explotación de este metal en Europa, posteriormente se extrajo plomo y plata hasta el año 1927, cuando se cerró definitivamente la mina. Desde un punto de vista geológico aparece una asociación de minerales única a nivel mundial, dentro de la misma destaca la Calderonita, primer mineral descubierto en Extremadura por científicos españoles y el cual se pude observar en el Museo Geológico Minero de Santa Marta. 


Hoy día podemos vistar el Poblado Minero "Los Llanos", en proceso de restauración donde se puede ver la casa del ingeniero, la cantina, una veintena de casas donde vivían los mineros, el almacén de la mina o el castillete de mampostería de la Mina Constante. Sin duda una visita a este lugar te hace volver algunas décadas atrás en el tiempo, cuando la vida de la localidad giraba en torno a la mina. Las Minas de Santa Marta fueron declaradas Lugar de Interés Científico en 2017.



Para completar la vista es indispensable recorrer el Museo  Geológico Minero de Santa Marta donde se expone la colección más grande de minerales de Extremadura, alguno de ellos de extraordinaria calidad, entre los que destaca la mencionada Calderonita. La recreación de una sección de una mina. Una colección de fósiles del Bosque Petrificado de Extremadura. Y quizá el mayor atractivo del museo, "La Sala Negra", que se trata de una de las colecciones de minerales fluorescentes más importantes de España.

El track de la ruta está en WIKILOC
Más fotografías en mi 

Vídeo del Poblado "LOS LLANOS"