VISITA MI NUEVO BLOG

domingo, 18 de septiembre de 2022

Pinturas de la Calle Parejo


Normalmente no es visitable, pero con motivo de la Noche del Patrimonio el pasado día 17 de septiembre abrieron sus puertas, me estoy refiriendo a las Pinturas de la Calle Parejo en Mérida. Explicado por una voluntaria de los eméritos del patrimonio, descubrimos este alucinante lugar. Se trata de una vivienda de dos plantas situada dentro de las murallas de Augusta Emerita. La casa se extendía más allá de la calle actual y de las edificaciones actuales. 

Su dueño decoró bonitas pinturas la habitación que se descubrió en las obras del actual edificio, que probablemente fue utilizada para la recepción de las visitas. Se sabe que tuvo dos pisos pues durante la excavación, los arqueólogos encontraron derrumbes con elaborados estucos que pertenecían a la segunda planta. 


En el suelo romano se pueden ver dos agujeros excavado posteriormente, uno es un silo de época islámica para almacenar grano y el otro corresponde con un pozo ciego de época contemporánea.

La técnica utilizada en estas pinturas, algo más de ochenta fragmentos se encontraron, es el "fresco seco", los artesanos romanos preparaban el muro con varias capas de cal y arena para conseguir una superficie lisa sobre la cual se aplicaban los colores y antes de su secado pintaban los motivos decorativos. También se puede ver el único fragmento encontrado del friso superior, así como el zócalo y gran parte del muro original.

En cuanto a los colores que se ven son un naranja (logrado con óxidos de hierro y pequeñas cantidades de cinabrio), negro (originado con aceite mineral calcinado), blanco (de la propia cal tratada), el verde (procedente de tierras arcillosas de este color) y el rojo y más caro (procedente de cinabrio). Por este último color y el detalle y grandiosidad de las pinturas, se supone que esta casa era de una familia de Augusta Emerita con gran poder adquisitivo.


Más información en la web del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, en la web: www.consorciomerida.org/

viernes, 9 de septiembre de 2022

Noroeste de Madeira

Bosque de Fanal

Pero si hay un lugar mágico en Madeira es el Bosque de Fanal, una antiguo bosque de laurifolio, y su pequeña laguna,  sacados de un cuento. Troncos cubiertos de musgo, ramas que se entrecruzan unas con otras, la niebla que cae y lo cubre todo, dándole una magia especial. Encontramos árboles de hasta 500 años. 
 
Laurisilva es un tipo de bosque que hace siglos cubrió gran parte del sur de Europa, propio de lugares húmedos, cálidos y con heladas poco frecuentes, pero que se está convirtiendo en un paisaje poco común en el mundo y Madeira es uno de los pocos lugares donde todavía existe junto con Azores y Canarias. de todos ellos, el bosque de Fanal, en Madeira destaca por su belleza e importancia ecológica. Un sitio que, por su magnificencia y belleza natural, ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Caminar entre los árboles más antiguos del planeta y observar la mágica belleza que los caracteriza es toda una experiencia.
 
Bosque de Fanal

Bosque de Fanal

La niebla cae sobre el Bosque de Fanal

Madeira es una isla volcánica muy escarpada, como ya hemos visto en todas las entradas que he dedicado a esta isla, por lo que escasean las playas y por ello utilizaron las piscinas naturales. Las de Porto Moniz, el lugar donde nos encontramos, al norte de la isla son las más famosas y bonitas de Madeira, formadas por lava volcánica, permiten que el agua del mar entre naturalmente y forme enormes piscinas de agua cristalina. Tras un largo paseo nos dirigimos a Seixal, con sus playas de arena negra y sus piscinas naturales similares a las de Porto Moniz.
 
Porto Moniz

Porto Moniz

Seixal

Más fotografías en mi ÁLBUM DE GOOGLE

jueves, 8 de septiembre de 2022

Curral das Freiras

 
A primera hora de la mañana, desde Funchal, pusimos rumbo hacia Curral das Freiras; no sin antes visitar el Mirador de Eira do Serrado que pilla “más o menos” de paso, justo antes de entrar al túnel por el que discurre la carretera que une Funchal con Curral das Freiras, sale la carretera que nos llevará hasta el mirador.

El Mirador Eira do Serrado es otro de los miradores típicos de Madeira, situado a 1095 metros de altitud es uno de los más bonitos de la isla; este ofrece unas increíbles vistas de la localidad de Curral das Freiras, en el centro de la isla. Ofrece vistas de
un profundo valle en el que se encuentra la localidad, originado por un enorme cráter de un volcán extinguido. Un bonito paisaje coronado por las crestas de las montañas en el que, en un día soleado como el que tuvimos se puede ver el contraste de los azules del cielo, los verdes y marrones de la montaña. 
 

 
Después de un buen rato en el mirador, bajamos a Curral das Freiras (“Valle de las Monjas”), una pequeña parroquia ubicada entre impresionantes montañas en el corazón de la isla. En el Posto do Turismo el chico que estaba nos explicó la historia de este pequeño municipio situado en el centro de la isla. Un lugar donde la castaña forma parte del municipio, en nuestro caso tuvimos la oportunidad de probar el Bolo de Castanha.
 
Curral das Freiras fue propiedad de una pareja que vendió sus tierras al capitán donatario de Funchal,  João Gonçalves da Câmara, quien la dio en herencia a sus hijas cuando entraron en el convento de Santa Clara en 1566 las monjas huyendo de los piratas que atacaban Funchal y encontraron refugio aquí, trayendo con ellas sus tesoros.  
 


Más Fotografías en mi ÁLBUM DE GOOGLE:

miércoles, 7 de septiembre de 2022

Parque Forestal das Queimadas


Nos vamos al Parque Forestal das Queimadas, en el municipio de Santana, donde poder observar la flora del Bosque de Laurisilva. El parque posee un área de picnic y es lugar de inicio de la Levada de Caldeirão Verde y Caldeirão do Inferno. En nuestro caso partimos del area de aparcamiento de Pico das Pedras, situado en el inicio de la senda "Um Caminho para Todos", una bonita ruta apta para todos los públicos que te introduce en un bonito bosque camino del Parque Forestal de Queimadas, una senda facil unos 2 kilómetros. En el camino es posible seguir una mancha forestal de transición entre el bosque natural de Madeira (bosque de Laurisilva)  y el bosque exótico (árboles introducidos por el hombre en esta isla).
 

En el Parque Florestal das Queimadas se encuentra la Casa de Abrigo das Queimadas, una casa que mantiene las características originales de las Casas Típicas de Santana y es el lugar donde da inicio la Levada de Caldeirão Verde, objetivo de nuestra visita.
 

 
Las Levadas son canales de irrigación de la isla de Madeira, tienen una forma en U estrecha para evitar la evaporación del agua, su pendiente es ligera y además de recoger el agua en el origen también recogen el agua de escorrentía. Se crearon originalmente por la necesidad de abastecer el sur de la isla, más poblado y con mayor producción agrícola, pero más seco, con agua proveniente del oeste o noroeste de la isla, donde las precipitaciones son más abundantes. 
 
En el siglo XVI, los portugueses comenzaron a construir las levadas para regar las plantaciones de caña de azúcar y muy pronto también las viñas que producirían el vino de Madeira. Hoy día son un reclamo para senderistas, hay varias levadas que se pueden recorrer por toda la isla.
 
Levada

Levada. Acceso a un tunel

Nosotros hicimos la Levada de Caldeirão Verde, con un total de 6,5 kilómetros (solo ida), comienza en el Parque Forestal de Queimadas y se desarrolla a lo largo de la meseta de la levada do Caldeirão Verde a 980 m de altitud. Es una impresionante obra de arte construida en el siglo XVIII, comienza en el lecho principal de la Ribeira do Caldeirão Verde y, atravesando abruptas escarpas y montañas, transportará el agua que discurre desde las más altas montañas de la isla de Madeira al regadío de los terrenos agrícolas de la pedanía de Faial.
 
Constituye una importante vía de penetración peatonal al interior del valle profundo de la Ribeira de São Jorge y ofrece al caminante una espectacular visión de la orografía del interior de la isla y la posibilidad de pasar por túneles excavados en la roca.
 
Levada

Caleirao Verde

Cabe destacar los excelentes ejemplares de cedros japoneses (Cryptomeria japonica), las hayas europeas (Fagus sylvatica) de denso follaje rojizo, los cedros de Madeira (Juniperus cedrus), til (Ocotea foetens), palo blanco (Picconia excelsa), brezos centenarios (Erica scoparia), algunos ejemplares de cletra (Clethra arborea) y uva de monte (Vaccinium padifolium), que podrán contemplarse a lo largo de la ruta de senderismo.
 

Después de pasar por los 4 túneles que existen a lo largo del recorrido, Caldeirão Verde surge a la izquierda de la levada. El lago de Caldeirão Verde está formado por el agua que se proyecta verticalmente del lecho del río de Caldeirão Verde a una altura de aproximadamente 100 m. Un maravilloso lugar que te invita a quedarte durante un buen rato y disfrutar de la naturaleza en estado puro.
 
Caldeirao Verde

Desde allí continuamos 4 Km más hasta llegar a Caldeirao do Inferno, donde tras atravesar cascadas, túneles, una ascensión con 300 escalones (que se hace un pelín durilla) y cañones nos espera una enorme caldera y lugar impresionante.
 

En total, la ruta Um Caminho para Todos, la Levada Caldeirão Verde y la Levada Caldeirao do Inferno son entorno a 12,5 kilímetros (solo ida), una bonita experiencia en un entorno impresionante. Ha merecido la pena el esfuerzo.
 
Caldeirao do Inferno
 

Más fotografías del
en mi 

martes, 6 de septiembre de 2022

Costa Sur de Madeira

Bahía de Câmara de Lobos

Desde Funchal tomamos la Estrada Monumental, Rua do Areeiro y la Estrada da Vitória que nos conduce a Câmara de Lobos que es una de las localidades más antiguas de la isla de Madeira, de los primeros lugares en ser colonizados por la facilidad marítima de acceso a la apacible bahía, donde hoy se pueden ver atracadas pintorescas y coloridas embarcaciones, llamadas Xavelhas. El nombre de la ciudad se debe a la enorme cantidad de lobos marinos que se encontraban en la bahía.

Destaca el primer convento franciscano construido fuera de Funchal, de los siglos XV, XVIII y XIX, el convento de São Bernardino, la Iglesia de São Sebastião y la Capilla de Nuestra Señora de Conceiçao que visitamos, así como los muchos miradores que hay en la localidad.
 
Xavelha

Continuamos nuestro viaje por la costa sur de la isla hasta Cabo Girão, uno de los sitios más visitados de la isla de Madeira, ya se trata del acantilado más alto de Europa y el segundo del mundo con 580 m. de altitud, desde el cual se puede disfrutar de unas vistas panorámicas espectaculares del Océano Atlántico y de la isla de Madeira.
 
Vistas desde Cabo Girão

Tras admirar estas espectaculares vistas nos dirigimos a Faja dos Padres, se accede por el teleférico de Quinta Grande, se trata de un insólito paraje en medio de unos imponentes acantilados, es curioso ver el espectáculo natural desde la cabina de cristal del teleférico. Este rincón tan cautivador se rodea de gigantes y desafiantes acantilados, se considera uno de los acantilados más altos de Europa. Es una gozada pasear entre cultivos de frutas, como papaya, mango, aguacate, plátano, maracuyá y guayaba. Es un pequeño paraíso aislado y silencioso, que debe su nombre a que los primeros pobladores de la zona fueron los curas, o padres, de la Sociedad de Jesús. Hay un restaurante en el que pudimos degustar la gastronomía local.
 
Faja dos Padres

Cultivos en Faja dos Padres

Nuestro viaje de este día continúa hasta Paul do Mar, un pequeño pueblo de Madeira ubicado en las faldas de una cadena de montañas, a las orillas del mar, rodeado de gigantescos acantilados, lo que le da una visión imponente, se accede a través de una estrecha carretera de montaña muy bonita. Es un pueblo de pescadores, donde encontramos la Estatua del "Hombre del Mar".

Paul do Mar

Estatua "Hombre del Mar"

Finalizamos nuestro viaje del día en el Farol da Ponta do Pargo con un maravilloso atardecer. Inaugurado en 1922, el faro está situado en el extremo más occidental de la isla y se eleva en un acantilado a 290 metros de altitud.
 
Puesta de Sol desde Ponta do Pargo

Faro de Ponta do Pargo

De vuelta a Funchal paramos, como no, en la Taberna da Poncha para tomar este "brebaje mágico" de esta espectacular isla, la Poncha, hecha a base de aguardiente de caña de azúcar, miel y zumo de limón. Muy aconsejable su visita y de paso trata de encontrar mi tarjeta de NO SOLO SENDERISMO entre las cientos que tiene en sus paredes.
 
Taberna da Poncha


 Más fotografías en mi 

ALBUM DE GOOGLE

Paul do Mar

 Ponta do Fargo

lunes, 5 de septiembre de 2022

Pico do Areeiro y Pico Ruivo

 

Tras un espectacular amanecer desde el apartamento de Funchal, nos dirigimos a los puntos de mayor altitud de la isla de Madeira por una bonita carretera de montaña que nos conduce hasta el Pico do Areeiro, la tercera cumbre más alta, situada a 1818 metros, ofrece unas maravillosas vistas del macizo central de Madeira, desde ese punto recorremos algo más de dos kilómetros hasta llegar el mirador del Ninho da Manta, donde anida el petrel de Madeira, especie endémica de la isla, todo ello rodeados de unos paisajes espectaculares.

Ambos picos están conectados por la Vereda do Areeiro (PR1), que también asciende al Pico de las Torres a 1817 metros de altitud, pero nosotros optamos por visitar ambos picos y hacer parte de la ruta.
 
 

Pico Arreiro

 
Tras volver sobre nuestros pasos hasta el Pico do Areeiro, nos desplazamos a conocer el pico más alto de Madeira, el Pico Ruivo, tras dejar el coche en el aparcamiento tomamos un sendero que nos conduce hasta el refugio, desde donde comienza a empinarse el sendero hasta llegar a la cumbre a una altitud de 1862 metros, rodeados por un mar de nubes que no nos deja ver el paisaje pero que le da un encanto especial a la ascensión. Tras unas fotos y tomar algo volvemos al refugio.
 
 
Pico Ruivo


Más fotografías de 
en mi 

Después de esta espectacular experiencia nos dirigimos a Santana para visitar la ciudad, situada en la costa norte de la isla de Madeira, destaca por sus espectaculares vistas y por las Palhoças, con sus tejados de paja a dos aguas, las fachadas triangulares encaladas y los dinteles de puertas y ventanas decorados de vivos colore, estas viviendas llaman la atención y aunque ahora estan en esta localidad, en el pasado se distribuían por toda la isal, eran la residencia y granero de sus habitantes.
 
 

Más fotografías de 
en mi 

sábado, 3 de septiembre de 2022

Ponta de São Lourenço

Ponta de São Lourenço

Nos dirigimos al punto más oriental de la isla de Madeira, a Ponta de São Lourenço para hacer un sendero que recorre la Península de São Lourenço. El nombre proviene de la carabela de João Gonçalves de Zarco, uno de los tres descubridores del archipiélago. Se trata de una península de origen volcánico, en su mayoría basáltica, que da a la zona unas tonalidades desde el rojo hasta el negro, compuesta por dos islotes: el islote de Cevada o de Desembarcadouros y el islote de Ponta de São Lourenço. La península está declarada reserva natural formando parte del Parque Natural da Madeira.



El clima semiárido y la exposición a los vientos del norte determinan el desarrollo de la vegetación rastrera y ausencia de árboles, por lo que se diferencia del resto de la isla, gran parte de ella constituida por plantas endémicas, exclusivas de la Isla de Madeira. Con respecto a la fauna, podemos destacar una de las mayores colonias de gaviotas de la región, además de otras especies entre ellas la Lagartija de Madeira es una especie de reptil la familia Lacertidae, endémica de los archipiélagos portugueses de Madeira y Azores y que te la encuentras por todos lados. En la línea del horizonte tenemos al sur las islas Desertas y al norte la isla de Porto Santo.



La ruta son 8 kilómetros (ida y vuelta) por caminos y pistas en buen estado y preparados para la gran cantidad de turistas y senderistas que se adentran en este paraje, partimos de la Bahía D'Abra y se finaliza en Cais do Sardinha, que recibe ese nombre ya que es el apellido de los antiguos propietarios del terreno, a día de hoy, la casa es un refugio donde siempre hay un vigilante de la naturaleza del servicio del Parque Natural da Madeira, por el camino podemos ver espectaculares formaciones volcánicas.



Más fotografías de 
en mi 

Abandonamos este maravilloso lugar en busca del Museo da Baleia en la Freguesia de Caniçal, este museo es testigo de la historia de la caza de ballenas en los mares de Madeira y las actividades asociadas a ella. El museo tiene una muy buena colección etnográfica que recupera herramientas y experiencias vividas a lo largo del siglo XX. Sobre todo tiene modelos a tamaño real de ballenas y delfines, así como muchas proyecciones en 3D. En esta institución se promueve también la investigación científica sobre los cetáceos y la vida marina en los mares de Madeira.

Desde Caniçal, vamos a conocer Machico, el lugar donde desembarcaron Gonçalves Zarco y Tristão Vaz Teixeira cuando descubrieron Madeira, aunque dice la leyenda que un siglo antes de este descubrimiento, Robert Machim y Ana d'Arfet habían encontrado aquí refugio y que el nombre de esta ciudad procede de Machim. La bahía de esta ciudad es un lugar ideal para dar un paseo con un bonito paisaje de mar y tierra. 

Machico

El Forte de Nossa Senhora do Amparo construido en 1706 para defensa de la ciudad "a expensas do Capitão Francisco Dias Franco, escrivão da Câmara de Machico" como se lee en la placa de la entrada. También visitamos su Igreja Matriz construida por la familia Capitães - Donatários a finales del siglo XV, es un edificio de planta longitudinal, de una sola nave y cabecera rectangular, y en la entrada se pueden ver algunas lápidas de los siglos XVII y XVIII.

En este municipio se encuentra la Capela dos Milagres, es una de las primeras capillas construidas en la isla. Fue construido en el sitio donde se celebró la primera misa en Madeira. Según la tradición popular descansa sobre la tumba de los desdichados amantes Robert Machim y Ana d'Arfet.

Entrada del Forte de Nossa Senhora do Amparo

Capela dos Milagres

Más fotografías de 
en mi 

Muy cerca se encuentra la Freguesia de Porto da Cruz y aprovechando que se celebraba la Festa da Uva e Agricultor fuimos a conocerlo y dar un agradable paseo, así como probar la gastronomía local.

Porto da Cruz

Festa do Uva e Agricultor

Más fotografías de 
en mi