VISITA MI NUEVO BLOG

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Medinaceli

Vista de Medinaceli 

De camino a Barcelona nos paramos en la histórica ciudad de Medinaceli, una bonita localidad por donde pasear y perderse por entre sus calles en una casco hitórico perfectamente conservado, encontramos un hotel en el mismo casco histórico y nos dispusimos a recorrer la localidad.

Arco Romano

 
Al entrar en la ciudad ya te llama la atencion el Arco Romano, del siglo I d.C, único de triple arcada en la península ibérica y que daba acceso al recinto amurallado, desde este punto se tiene una excelente panorámica al valle del Jalón y las salinas. La Muralla defensiva con una longitud de 2.400 metros, bordea la plataforma donde se asienta la ciudad. La Puerta Árabe, que no es árabe pues sus cimientos son romanos, también es llamada la Puerta del Mercado, pues era uno de los accesos de la villa y en días de feria se instalaban los comerciantes que no accedían al recinto amurallado.

 Puerta Árabe

El Castillo es construido en el siglo XIV por los Condes de Medinaceli para reforzar las defensas aprovechando la antigua alcazaba árabe, de planta rectangular con torreones circulares y uno cuadrangular. Cuenta la leyenda que el 10 de agosto de 1002 Almanzor, que era caudillo del ejército musulman, enfermo desde hacía años y tras semanas de agonía vino a morir a la plaza que no perdió en ningún momento, Medinaceli, y se rumorea que su tumba está hacie poniente en el cuarto cerrillo y que con Almanzor descansa el polvo de todas sus batallas y múltiples tesoros.

Castillo

Destaca también la Plaza Mayor que es una amplia plaza portigada y de forma casi pentagonal, donde encontramos en sus laterales la Casa del Concejo del siglo XVI con dos plantas y arquería en su fachada, y el Palacio de los Duques de Medinaceli, BIC desde 1979, un edificio de estética renacentista y construido entre los siglos XVI y XVII. 

 Plaza Mayor
 
En el norte de la localidad encontramos un nevero, probablemente de época árabe, en el cual se almacenaba y conservaba la nieve para usarla en la estación cálida.

Nevero Árabe

martes, 24 de septiembre de 2019

Barcelona


Vista de Barcelona desde la Sagrada Familia

 Llegamos a Barcelona y aunque disponíamos de un día y medio, nos dío tiempo a visitar esta maravillosa ciudad. Llegada al hotel y tras comer algo nos dispusimos a recorrer la ciudad, desde la Plaza de España, uno de los espacios más emblemáticos de la capital catalana fue construida durante la Exposición Internacional de 1929, en ella confluyen dos arterias principales de la ciudad la Gran Vía de las Cortes Catalanas, la Avenida del Paralelo y la Avenida de la Reina María Cristina, a través de la que se accede a la zona de Montjuïc. Subimos al Arenas de Barcelona desde donde hay unas espectaculares vistas de la plaza.


 Montjuic

Seguimos paseando por la Gran Vía de las Cortes Catalanas, una de las vías más importantes de la ciudad de Barcelona, que la cruza longitudinalmente con un recorrido de más de 13 kilómetros, pasamos por la Universidad de Barcelona hasta llegar a la Plaza de Cataluña, uno de los centros neurálgicos de la ciudad y punto de unión entre el núcleo viejo de la ciudad y el Ensanche. Hasta que se derribaron las murallas, el espacio actualmente ocupado por la plaza era una explanada a las afueras de la ciudad situada justo enfrente de una de las puertas principales, desde donde salían caminos hacia las poblaciones de los alrededores. Posteriormente, se derribaron las murallas y se empezó a construir el Ensanche. La plaza fue inaugurada por Alfonso XIII el 2 de noviembre de 1927.

 Rambla

Desde la Plaza de Cataluña bajamos por la Rambla, entre edificios modernistas, con multitud de tiendas, galerías de arte, algunos teatros y cines, a rebosar de gente. Es poco más de un kilómetro de paseo entre los tilos que ofrecen una agradable sombra en la parte central de la avenida, un auténtico placer pasear por este lugar. A mitad de camino entramos en el Mercado de la Boquería, un lugar al que siempre hay que visitar. Se trata del Mercado de San José, más 300 puestos ofreciendo una gran variedad de productos locales y exóticos, frutas, verduras, pescados, carnes, con un espacio de restauración, un lugar de colores y aromas, imprescindible. Fue inaugurado en 1840, antes del mercado, estuvo en el mismo lugar el convento de San José. Continuamos caminando hasta la estatua de Colón y de ahí al Port Vell.

 Mercado de la Boquería

 Estatua de Colon al atardecer

Algo que uno no se puede perder cuando está en Barcelona es el espectáculo de luz, color y música de la Fuente de Montjuic.  Toda la plaza y las escaleras que suben a Montjuic llenas de gente a rebosar. 

 Fuente de Montjuic
En este viaje habíamos decidido centrarnos en una visita, que sería la Sagrada Familia, a la que dedicamos gran parte del día. Es importante llevar las entradas ya compradas a través de internet pues te quitas de unas colas tremendas de gente. El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia es una basílica católica diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí, que trabajó en ella durante la mayor parte de su carrera profesional, pero especialmente en los últimos años de su carrera. Su construcción se inicia en 1882 y aún ho en día testá en construcción, es más, se prevé su finalización (según nos explicaron) en el año 2026 y se convertira en la iglesia cristiana más alta del mundo. Es la obra maestra de Gaudí, y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana.


 Sagrada Familia
 Tiene planta de cruz latina, de cinco naves centrales y transepto de tres naves, y ábside con siete capillas. Ostenta tres fachadas dedicadas al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús y, cuando esté concluida, tendrá 18 torres: cuatro en cada portal haciendo un total de doce por los apóstoles, cuatro sobre el crucero invocando a los evangelistas, una sobre el ábside dedicada a la Virgen y la torre-cimborio central en honor a Jesús, que alcanzará los 172,5 metros de altura. Nosotros tambíen decidimos subir a  la Torre de la Pasión desde donde hay unas espectaculares vistas de la ciudad. 

Hay más información de la SAGRADA FAMILIA en su web:

Ya por la tarde realizamos una visita guiada por el Barrio Gótico que el núcleo más antiguo de la ciudad y su centro histórico. Las laberínticas calles medievales del Barrio Gótico de Barcelona sonn el escenario ideal para disfrutar del centro de la ciudad sin prisas. El cardus y el decumanus romanos son los ejes de urbanización históricos del barrio en su parte más alta. Actualmente se conservan trozos de la primera muralla en la plaza de la Seo, frente a la Catedral de la Santa Creu i santa Eulàlia, ejemplo de la arquitectura gótica catalana que data del siglo XIV. La Plaza Sant Jaume, el centro político de Barcelona, se trata del lugar en el que se ubican el Ayuntamiento y el Palacio de la Generalidad de Cataluña.

 Barrio Gótico
 La Plaza del Rey, sede del Palacio Real desde comienzos de la Edad Media, acoge un conjunto de edificios medievales. La Plaza de San Felipe Neri que durante la Guerra Civil sufrió un bombardeo del que solo quedó en pie la fachada y parte de la estructura de la iglesia y donde aún quedan restos de la metralla y varias placas recordando quienes allí murieron. 

Fachada Iglesia San Felipe Neri 
 Acabamos nuestro paseo por el Barrio Gótico en la Basílica de Santa María del Mar cuya construcción comenzó en 1329, tal como lo atestiguan las lápidas del portal de las Moreras y el contrato establecido entre los obreros y los maestros Ramón Despuig y Berenguer de Montagut. La obra había de pertenecer, exclusivamente, a los feligreses de la zona del puerto y de la Ribera, únicos responsables materiales del templo, ya que ellos fueron quienes la sufragaron, bien con su dinero o bien con su trabajo. Los obreros de carga y descarga de los barcos (los llamados “bastaixos”), los pescadores y la gente sencilla pusieron sus manos, hombros y barcas para transportar las piedras necesarias desde la montaña de Montjuic. Fue acabada en 1383.



Basílica Santa María del Mar y detalle que recuerda a los Bastaixos
 
Despedimos esta bonita ciudad, a la que sin duda volveremos con más tiempo, dando un paseo desde Plaza Cataluña por el Paseo de Gracia para descubrir algunas de las más importantes obres de la arquitectura modernista como la Casa Milà (La Pedrera) o la Casa Batllo, ambas obras de obra de Antoni Gaudí.

Más información de Barcelona en:


 Casa Batllo

Más fotografías de BARCELONA 

El día siguiente nos dispusimos a coger el barco que nos conduciría a distinas ciudades de la costa del Mediterráneo, el Sovereing.

 Sovereing (de Pullmantur)
Más fotografías del SOVEREING

Huerta de Otero

 Mosaico

 Ayer escuché esta frase que dijo la monitora que nos guió por el yacimiento:

" Mérida está viva "

y vaya si lo está, prueba de ello son las diferentes excavaciones que están sacando a la luz numerosos restos no solo de época romana en la ciudad, y uno de estos lugares es la Huerta de Otero, donde estos días está abierta al público en visitas guiadas, pues el objetivo es que se conozca el trabajo que se está realizando y que culminará en unos años con la musealización del lugar y su apertura como una localización más a visitar de Augusta Emerita.

Yacimiento Huerta de Otero

La Huerta de Otero se excavó por primera vez en los años 70 pero se finalizó la excavación de forma que fue tapado el yacimiento. Este año 2019 se ha retomado su excavación en una primera fase hasta llegar a lo que ya descubrieron en los años 70. Hoy día se puede observar una domus romana, parte de la muralla de la ciudad así como de la calzada romana que sería la continuación de la que se puede observar en la zona de morerías. 

 Parte de las Termas Privadas

También, y es lo más espectacular del yacimiento, se ha encontrado un peristilo a dos niveles con cuatro impresionantes mosaicos casi perfectamente conservados. Así como unas termas privadas donde se conserva el caldarium, un cuarto con un baño caliente, usado en los baños romanos, con la boca del horno, una bañera de agua fría y muchos elementos más que contenía las termas como una 'concameratio', el hueco que hay entre el suelo y la pared para dejar que el calor vaya a las estancias.

 Peristilo y Mosaicos

Más fotografías en mi 

domingo, 22 de septiembre de 2019

Pompeya


Trás un día de navegación atracamos en el puerto de Nápoles para visitar las ruinas de Pompeya, una ciudad cuyo origen se puede datar entre finales del siglo VII a la primera mitad del siglo VI a.C. La ciudad pasó a ser una colonia romana con el nombre de Cornelia Veneria Pompeianorum en el año 80 a.C. Una vez convertida en colonia se construyeron edificios públicos y particulares, sobre todo en la época de los emperadores Octaviano Augusto (27 a.C. -14 d.C.) y Tiberio (14-37 d.C.).

En el año 62 d.C. un violento terremoto sacudió toda la zona vesuviana. En Pompeya la reconstrucción comenzó de inmediato. Pero el 24 agosto del 79 d.C., la repentina erupción del Vesuvio la cubrió de cenizas y lapilli, cuandó todavía estaba en plena reconstrucción.



Su redescubrimiento se produjo a finales del siglo XVI pero las exploraciones comenzaron en 1748, con el rey de Nápoles Carlos III de Borbón y continuaron sistemáticamente durante el siglo XIX, hasta los años más recientes, cuando se realizaron obras de restauración y valoración de la ciudad antigua y de su patrimonio excepcional de edificios, esculturas, pinturas y mosaico. Pues bien, aunque ha sido un breve paseo por esta maravilla arqueológica si que nos ha servido para hacernos una idea de lo que fue esta ciudad. Algunos de los puntos de más interés para visitar son:

Ludo Gladiatorum
Este lugar fue el gimnasio de los gladiadores, se trata de un gran cuadripórtico circundado por 74 columnas dóricas en toba gris. Tras el terremoto del 62 d.C. el edificio cambió función y se transformó en un cuartel para los gladiadores. Al fondo el Vesubio, una imagen imponente.



Teatro Pequeño
Se construyó durante los primeros años de la colonia (79 a.C.), con una acústica perfecta, era el lugar dedicado a la representación del género teatral más de moda en la época, el mimo, siendo utilizado también para exhibiciones musicales y de canto. Estaba decorado de manera profusa con mármoles polícromos mientras y con grandes figuras masculinas de toba que sujetaban las grada.


Abandonamos el teatro pequeño y salimos a la Via Stabina donde se pueden ver a lo largao de la via lo que entonces eran tiendas, panaderías, pescaderías, etc. En la calle se pueden ver aún las rodaduras de los carros en las losas. Continuamos el recorrido por la Via Dell'Abbondanza donde se encuentra la Casa de los Cornelii.



Domus Cornelia
De planta regular: en el centro del atrio está el impluvio de mármol en cuyo borde se colocó una mesa elegante con patas de felino, en la parte trasera está el peristilo con columnas dóricas. Una típica casa de la alta sociedad de la ciudad.



Termas Estabinas
La entrada conduce a un amplio patio. A la izquierda se encuentra la piscina, mientras que a la derecha una zona con pórtico da acceso a la parte para los hombres compuesta por apodyterium (vestuario), frigidarium (para los baños fríos), por el que se llega al tepidarium (para los baños de temperatura media) y después al calidarium (para los baños calientes). La calefacción estaba asegurada por un sistema de tuberías en las paredes y doble suelo que hacían circular el aire caliente proveniente de los hornos y de los braseros móviles. Las termas Estabianas, que se remontan al siglo II a.C., se encuentran entre las más antiguas conocidas en el mundo romano.




 

Lupanar
Continuamos callejeando por Pompeya siguiendo unos símbolos que descubrimos en el suelo y en algunos edificios y que nos conducen al Lupanar, se trata de falos que conducian a los pescadores que llegaban al pueblo hasta el Lupanar. El edificio es de dos pisos. En el superior están las habitaciones del dueño y de las esclavas, en el inferior cinco habitaciones con una cama cada una, en obra de albañilería. En las paredes del pasillo central cuadros con representaciones eróticas cuentan a los clientes las actividades que se desarrollaban. El lupanar toma su nombre de lupa, término latín para llamar a la prostituta.





Foro Civil
Volvemos a la Via Dell'Abbondanza que nos conduce al Foro el centro de la vida cotidiana de la ciudad, hacia él miran todos los edificios principales públicos para la administración de la ciudad y de la justicia, para la gestión de los negocios, para las actividades comerciales, como los mercados, además de los principales lugares de culto ciudadano. Es impresionante el lugar con el fondo del Vesubio que fue el origen del fin de esta ciudad, uno de los puertos principales del momento.



Santuario de Apolo
En el lado occidental del Foro Civil se abre al Santuario de Apolo, uno de los los lugares más antiguos de culto pompeyanos, construido en un punto estratégico, a lo largo de la vía que viniendo desde la Puerta Marina conducía al centro público de la ciudad. Se trata de un templo sobre podio, rodeado por una zona con soportales que definía una corte en cuyo centro está el altar. Aquí se celebraban los juegos de los gladiadores y las representaciones teatrales de los ludi Apollinares (juegos Apolíneos), las fiestas en honor del dios central sobre la iniciación de los jóvenes y de las jóvenes que en Apolo y en su gemela Diana reconocían las "numi tutelari" (divinidades de tutela). 


Desde este punto caminamos por la Via Marina hasta salir del recinto arqueológico, ha sido una breve estancia pero muy intensa, sin duda que habrá que volver y dedirale todo el tiempo que merece este lugar.



Más información en la
GUÍA DE EXCAVACIONES DE POMPEYA

Más fotografías en mi 

sábado, 21 de septiembre de 2019

Capri


Después de visitar Pompeya nos dirigimos de nuevo al Puerto de Nápoles, para coger un ferry que nos llevará a la isla de Capri, uno de los lugares que más han fascinado de Italia más ha fascinado de Italia, desde los emperadores romanos, a los románticos del siglo XIX y ahora, a los miles de turistas que la visitan. 

Los griegos colonizaron la bahía de Nápoles y la isla de Capri en el siglo VIII a.C. Pero cuando realmente se hizo importante fue durante el imperio Romano. Cuenta la leyenda que Octavio Augusto desembarcó en Capri en el año 29 a.C., vió entonces una encina vieja y muerta que comenzó a dar señales de vida. El César viendo en ello una señal favorable, independizó la isla de Nápoles, ciudad de la que dependía y la puso bajo la protección directa de Roma. Aquí empezó la bella historia de amor entre los emperadores y la isla. Fue Tiberio el que llegó a vivir en ella de forma permanente dirigiendo los designios del imperio desde su villa imperial.


Llegamos al Puerto de Marina Grande, al norte de la Isla, donde comemos en uno de los muchos restaurantes que hay y tomamos el funicular que nos conduce a una de las dos ciudades, Capri. La otra es Anacapri que está a seis kilómetros por una carretera serpenteante. Capri es una bonita ciudad de calles estrechas con casas blancas y unos paisajes espectaculares. Tiendas de lujo, restaurantes y miradores hacen del lugar un sitio lleno de turistas a todas horas.

Un pequeño paseo por esta encantadora isla y de vuelta al Ferry para volver a embarcar camino de otro puerto del mediterráneo.



Más fotografías en mi 

viernes, 20 de septiembre de 2019

Roma y Vaticano

Tras llegar al Puerto de Civitavecchia nos dirigimos a Roma para visitar el Vaticano, pero antes hacemos un par de paradas en la Fontana de Trevi y la Plaza de España.


La Fontana di Trevi es una de las mayores fuentes monumentales barrocas de Roma, está situada en el cruce de tres calles, marcando el punto del Aqua Virgo (Acqua Vergine), uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma, los técnicos romanos localizaron esta fuente de agua pura, a solo 22 kms de la ciudad. En 1625 el papa Urbano VIII, encontrando la fuente anterior poco dramática, sosa, poco original y poco monumental, pidió a Gian Lorenzo Bernini que esbozase posibles renovaciones, pero el proyecto fue abandonado a su muerte y recuperado por Nicola Salvi que murió en 1751, con su obra a medio terminar, siendo finalizada en 1762 por Giovanni Pannini.

Dos tritones guían la carroza en forma de concha de Océano, domando sendos hipocampos.  En el centro un arco del triunfo robustamente modelado. Abundancia vierte agua de su urna y Salubridad sostiene una copa de la que bebe una serpiente. Encima, unos bajorrelieves ilustran el origen romano de los acueductos. 


El lugar está abarrotado de gente y es necesario de armarse de paciencia para tener una buena vista de la fuente, que sobrecoge, con innumerables detalles.

De paseo por la ciudad uno se da cuenta de que todos los edificios mantienen una línea común ... el Rosa Antico, el color de Roma. A la misma vez por todas partes encontramos travertinos que pueblan una buena parte de los edificios de la ciudad.

Caminamos hasta la Plaza de España, una de las plazas más famosas de Roma. Toma su nombre del Palacio de España, sede de la embajada española ante la Santa Sede. En la plaza destacan la conocida escalinata que sube hasta la iglesia de Trinità dei Monti y la barroca Fontana della Barcaccia



Desde aquí volvemos con el grupo para dirigirnos a visitar la Ciudad del Vaticano, objeto de nuestra visita a la cidudad de Roma. Se trata de un estado soberano cuyo territorio consta de un enclave dentro de la ciudad de Roma, con una superficie de 44 hectáreas. 

Comenzamos visitando los Museos Vaticanos, albergan una de las colecciones de arte más extensas del mundo, eran antiguos palacios construidos para papas como Sixto IV, Inocencio VIII y Julio II, fue este último el que encargó a Donato d'Angelo Bramante la construcción de los salones de estos museos. Es complicado, difícil y me atrevo a decir que imposible verlo todo en un solo día, y mucho menos en el tiempo del que disponíamos, así pues nos centramos en algunas obras. Los recorridos son de un solo sentido finalizando en la Capilla Sixtina donde pasamos gran parte del tiempo. 



La Capilla Sixtina debe su nombre al papa Sixto IV que la encargó a Giovann Dolce en el siglo XV, los frescos de las paredes y del techo son considerados una de las mejores obras de la historia. Es el lugar donde se celebran las elecciones papales. Las obras se realizaron entre el 1481 y 1483, entre los artistas que las realizaron fueron Peruggini, Boticceli y sobre todo destaca la genial obra de Miguel Ángel. Frescos con escenas del antiguo testamento o la historia de cristo reflejada en el nuevo testamenteo. Miguel Ángel comienza la pintura de la bóveda 1508 por encargo del papa Julio II y tardó cuatro años en finalizarlo. Los frescos de la bóveda constituyen 800 metros cuadrados, la temática es la creación de la tierra y el hombre y sus primeros tiempos. Contemplar esta obra, aunque la sala está abarrotada, es maravilloso, te olvidas de todo, los frescos te absorven. Un auténtico privilegio porder estar allí. La más famosa de las escenas que puedes observar es la creación del primer hombre "Adán", es la cumbre de la creación, en la pintura hay vitalidad y movimiento, unas manos expresivas, es espectacular. En otra pared encontramos la obra "El Juicio Final" encargado a Miguel Ángel por Pablo III, tardó seis años en acabarla, es una obra maestra.

 No hice fotografías de la Capilla Sixtina,
dejo aquí una imagen de la web
www.museivaticani.va

Nos dirigimos ahora a la Basílica de San Pedro.  Su origen es de la época de Constantio que la mando constrir en el año 320 en el lugar donde fue enterrado San Pedro. Ha sido saqueda y reconstruida varias veces, el proyecto actual es de Bramante y cuando murió fue encargada la obra a Carlo Marceno en 1614. Bernini fue el encargado del embellecimiento del interior en 1624, así como de la columnata de la Plaza de San Pedro, que visitamos a la salida de la Basílica.


En la Basílica, destacar la cúpula realizada por Miguel Ángel donde se encuentra la frase de Jesús al Apostol San Pedro y que dice: "Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, te entregaré las llaves del reino del cieno". Sobre el altar papal está el Baldaquino de Bernini y Barberini realizado en bronce dorado, madera y mármol entre 1624 y 1633, es una maravilla. La Piedad de Miguel Ángel teminada cuando tenía 24 años, es otro de los lugares para ver, un grupo escultórico en mármol en 1499, el rostro de la virgen parece más joven que el del hijo, las expresiones son casi reales. La imagen está protegida por un cristal, pues hace tiempo sufrió actos bandálicos, aún así contemplar esta obra maestra del arte es algo irrepetible.


 Más Fotografías en mi