VISITA MI NUEVO BLOG

lunes, 30 de agosto de 2021

Nacedero del Río Zirauntza

Nacedero del Río Zirauntza

En el municipio alavés de Araia se encuentra la Ruta del Nacedero del Río Zirauntza, se trata de un recorrido de dificultad baja, muy bonito y con una gran historia donde el agua cobra una especial importancia. Son cinco kilómetros (la ruta está disponible en Wikiloc) por los montes y bosques que rodean este pueblo y que nos han regalado un paisaje mágico. La ruta comienza en el Centro de Interpretación del Parque Natural Aizkorri Aratz, en esta ocasión era lunes y estaba cerrado por lo que no pudimos visitarlo. Gran parte de la ruta caminaremos junto a un pequeño canal de agua que fue creado para aprovechar la energía del agua en la industria del municipio.

Powered by Wikiloc

Centro de Interpretación del Parque Natural Aizkorri Aratz

Comenzamos la ruta junto al núcleo urbano de Araia que nos llevará a conocer los primeros pasos del Río Zirauntza mientras nos adentramos entre hayas y robles. A partir de aquí el río sigue su camino hasta Navarra para unirse al Río Arga. La senda está perfectamente señalizada, corresponde con el sendero SL-A14. El primer tramo corresponde con una zona boscosa de pinos y robles, tras atravesarla se llega a un cruce de caminos donde encontramos un cartel del Parque Natural de Aizkorri Aratz, tomamos el camino de la izquierda que tras unos metros nos lleva a la Fábrica Metalúrgica Ajuria y Urigoitia, hoy día abandonada y que dejamos a nuestra izquierda. Pasamos una barrera y un puente de madera e inmediatamente comenzamos a ascender en el interior de un espectacular bosque de robles y hayas, alguno de ellos centenarios, dejando el río a nuestra izquierda.



Ya escuchamos el ruido del agua, cerca se encuentra la cascada, llegamos a ella y tras un tiempo viendo este maravilloso paisaje continuamos la ruta hasta llegar al Nacedero del Río Zirauntza, que si ahora en verano es un espectáculo no quiero imaginar lo que debe ser en invierno, cuando abunde el agua que se infiltra de las calizas del entorno. Nos quedamos en el lugar un largo rato admirando este bonito paisaje. Dejamos el nacedero para volver de nuevo al pueblo por una senda que transcurre junto al canal de agua y nos lleva de nuevo a la fábrica metalúrgica y de ahí a Araia.

El nacedero se trata de una amplia surgencia que forma parte de un sistema kárstico, la sierra de Altzaina, la cercana de Aizkorri, formadas por calizas que recogen el agua de lluvia y se infiltra, y aparece en el exterior formando el Río Zirauntza. Sus aguas son aprovechadas para mover las máquinas de la fábrica metalúrgica y por otra parte en la central hidroeléctrica.

Río Zirauntza

Río Zirauntza


Nacedero del Río Zirauntza

En cuanto a la actividad industrial en Araia, ya en el siglo XVIII hubo una ferrería dedicada a la producción de manufacturas metálicas, ya el río Zirauntza aportaba la energía a la fábrica, los bosques cercanos el carbón vegetal y la mina Los Rojos el hierro. En 1847 nació la Sociedad de San Pedro de Araia, una acería más moderna y como su predecesora aprovechaba la energía del río Zirauntza, el carbón vegetal de los bosques cercanos, pero en esta ocasión el hierro de Somorrostro. Pasó por varios propietarios pero fue León Urigoitia quien la renovó tecnológicamente y aumentó su producción, llegó a ocupar a 260 trabajadora más carboneros, leñadores, arrieros, canteros y mineros. Tras la Guerra Civil se inició una remodelación que nunca se completó y ya en 1985 tras la crisis de los años 70, la fábrica cerró definitivamente. Hoy está en ruinas y abandonada, debería ser conservadas y puesta en valor como un grandioso patrimonio industrial del País Vasco, eso es lo que nos pareció a nosotros dando un paseo por lo que queda de sus instalaciones.

Fábrica Metalúrgica

Fábrica Metalúrgica

Pero ¿como funcionaba con la energía del río? ... De la presa del nacedero salían dos canales, junto a los que hemos caminado haciendo la ruta, uno transportaba el agua a la central hidroeléctrica, donde se creaba electricidad para la fábrica. El otro canal terminaba en una tubería que con mucha pendiente y cerrando el diámetro progresivamente aumentaba la presión que despedía el agua hasta una rueda o turbina que hacía girar y accionaba los engranajes y máquinas conectados mediante un eje. 

Canal junto al sendero

Canal junto al sendero

Tras la ruta, un paseo por Araia, donde encontramos la Parroquia de San Pedro de finales del siglo XV o principios del XVI, a los pies del edificio la Torre, erigida en 1740. No pudimos visitar su interior pues estaba cerrada pero posee un retablo mayor de 1790 realizado por Gregorio de Dombrasas. Como curiosidad posee un coro con doble piso arquitrabado, antiguamente existía un tercer piso, el primer coro era conocido como "coro de los abuelos". Junto a la parroquia se encuentra el Ayuntamiento de Asparrena construido en 1771, siendo un ejemplo de construcción civil del barroco, en su fachada principal destaca el Escudo de la Hermandad de Asparrena junto a la leyenda que señala el edificio como la "Casa de los Caballeros Hijosdalgos de la Noble(s) Hermandad de Asparrena". Continuamos el paseo hasta llegar a la Ermita de Andra Mari (antiguamente Ermita de la Asunción), que data del siglo XVIII, se trata de un edificio de planta rectangular y cabecera recta con una única nave de tres tramos cubierta con bóveda de lunetos. En su interior el retablo principal es de estilo barroco y data del siglo XVIII, presidido por la imagen barroca de la Virgen de la Asunción. 

Parroquia de San Pedro

Plaza del Pueblo y Ayuntamiento

Araia

domingo, 29 de agosto de 2021

De Donostia / San Sebastián a Pasaia

Playa de Zurriola desde Monte Ulia

Una ruta desde la maravillosa ciudad de Donostia / San Sebastián en el enclave natural del Monte Ulia partiendo de la Playa de Zurriola hasta el Puerto de Pasaia (Pasajes). Durante siglos y desde la edad media se colocaban oteadores en la parta mas alta del monte para avisar de la presencia de ballenas a los pescadores del puerto de Donostia. La ruta son 8 kilómetros de dificultad baja siguiendo la línea del litoral. Una preciosa ruta que ofrece unos paisajes espectaculares aunando tres elementos, cielo, mar y la tierra con unos bosques preciosos. Todo ello sobre acantilados impresionantes. La ruta es parte del Camino de Santiago, así pues te encontrarás con peregrinos durante el camino. El track de la ruta está disponible en WIKILOC:


Powered by Wikiloc


Acantilados

Acueducto en la Ruta

Se parte de la Playa de Zurriola y nos dirigimos a la Iglesia del Corazón de María que se encuentra en el Barrio de Gros. Desde este punto se suben unas escaleras hasta conectar con un camino, quizá este es el tramo más duro de la ruta, pero con unas bonitas vistas de la ciudad. Estamos en el Monte Ulia. Es casi imposible perderse, ya que sólo hay que seguir el camino que discurre paralelo a la costa. En algunos tramos caminamos sobre una calzada romana en casi perfecto estado. También hay dispuestas algunas señales que muestran la distancia restante a Pasajes de San Juan. Hasta llegar al Faro de la Plata, aunque en esta ocasión el camino estaba desviado y no pudimos acceder al faro. Ya apreciamos una bonita vista de Pasaia.


Sendero

Espectacular vista del Mar Cantábrico desde la Ruta

Calzada Romana

Llegamos a Pasaia, que está dividida en dos, Pasaia de San Pedro y Pasaia de San Juan (Pasaia Donibane en euskera), por una bahía que se puede cruzar perfectamente en barco que sale cada cuarto de hora aproximadamente. Uno de los lugares más atractivos de Pasaia Donibane es la Plaza de Santiago, donde se puede ver la típica arquitectura popular y marinera de la zona. En Pasaia Donibane podréis ver y comprobar cómo se mantienen en pie diferentes edificaciones de épocas anteriores:

Casa Platain, edificio de sillería del siglo XVI

Palacio Arizabalo, actualmente es el ayuntamiento y se trata de un edificio del siglo XVIII en el que destaca el escudo.

Iglesia de San Juan Bautista que se utiliza desde 1643.

Ermita de Santa Ana, que fue restaurada en 1758 y destaca la imagen de Santa Ana que se encuentra en el interior, la cual fue traída hasta aquí en el siglo XVI desde Holanda. Cuenta, además, con unas vistas espectaculares.

Iglesia de Santo Cristo de Bonanza, un edificio que data del siglo XVIII y que en su interior se encuentra el Cristo de Bonanza del siglo XVII; se cuenta que éste fue recogido del mar por los pescadores.

Casa de Víctor Hugo, actualmente es la oficina de turismo y en ella se alojó Victor Hugo en el año 1843.


Ría de Pasaia

Pasaia Donibane

Plaza de Santiago

Tras reponer fuerzas en el pueblo dimos un paseo por Bonanza Ibilbidea nos lleva desde la Plaza de Santiago hasta Donibaneko Atalaia con una bonitas vistas de la Ría y la Bahía de Pasaia. La vuelta a Donostia la hicimos en autobús que salen con gran frecuencia.


Una muy bonita ruta muy recomendable a todo aquel que esté varios días en Donostia / San Sebastián y quiera alejarse del turismo que en muchos días sufre la ciudad. Disfrutar de un agradable paseo y una vistas espectaculares.


Paseo por Bonanza Ibilbidea


viernes, 27 de agosto de 2021

De Zarautz a Getaria


Desde Donostia / San Sebastián tomamos el Euskotren (El Topo) hasta la localidad de Zarautz, una ciudad con un pasado importante como lo indica la presencia, en primera línea de playa del Palacio de Narros, así como vanguardistas esculturas en el paseo marítimo que indica que se ha convertido en una ciudad moderna. La Reina María Cristina, el Rey Eduardo de Inglaterra, Alfonso XIII, Fabiola y Balduino de Bélgica son personalidades que escogieron Zarautz como destinos para pasar el verano. El Palacio de Narros, se construyó en 1536. El exterior está formado por piedra sillar arenisca y en sus ángulos tiene unas garitas y un pináculo formando un mismo cuerpo, que constituyen un recuerdo estético de las antiguas casas-torre.

Playa de Zarautz

Palacio de Narros

Comenzamos la visita por el centro histórico, entramos en su Mercado, que fue construido en el interior de un patio entre Kale Nagusia y Zigordia Kalea en 1903 por Ramón Cortázar y restaurado en 2008, a la salida nos encontramos con la Torre Luzea, está considerado el mejor edificio del gótico civil del s. XV en Gipuzkoa. Es una casa-torre de buena sillería y aspecto firme. Consta de cuatro plantas y en la entrada existe una puerta de acceso con un escudo que probablemente perteneciera al linaje de los Zarauz. Llegamos hasta la Iglesia Parroquial Santa María la Real, un edificio imponente con origen en la segunda mitad del s. XVI, pero cuyo aspecto actual quedó definido en el siglo XVIII, tiene planta de cruz latina, de una sola nave  Paseando descubrimos un gran número de edificios históricos de la ciudad como son la Casa Makatza, Casa Dotorekua o la Casa Portu, entre otras.

Mercado de Zarautz

Caminamos hacia la playa, un enorme arenal de casi dos kilómetros y medio con un paseo marítimo espectacular, pasamos por el Restaurante del famoso cocinero Karlos Arguiñano. Y continuamos el paseo hasta el final de la playa, justo donde está el Palacio de Narros, para comenzar en este punto una bonita ruta de apenas cinco kilómetros, que bordeando el mar nos llevará hasta la localidad de Getaria.

Vista de Getaria desde el Paseo (Ratón de Getaria)

Llegando a la ciudad de Getaria ya nos damos cuentas del motivo de que llamen al Monte San Antón el "Ratón de Getaria", por la similitud de su forma. Tras este agradable paseo con el cantábrico al fondo llegamos a Getaria y lo primero que vemos es el Monumento a Juan Sebastián Elcano, que fue inaugurado en 1924, realizado por los arquitectos Aguirre y Azpiroz y el escultor Victorio Macho, represente un gran mascarón de proa recreando la gesta del ilustre navegante.

Monumento a Juan Sebastián Elcano

Continuamos callejeando por esta pequeña ciudad marinera y llegamos a la Iglesia de San Salvador, considerada como una de las grandes joyas góticas del País Vasco y desde el año 1895 es considerada monumento nacional. Construida en los siglos XIV y XV sobre un primitivo templo, posee tres naves y como curiosidad está inclinada debido al terreno sobre el que se asienta, la planta del templo se halla cuesta arriba.

Nos dirigimos al puerto y a continuación comenzamos la subida al Monte San Antón, conocido como el "Ratón de Getaria", hasta el siglo XV fue una isla, pero quedó unida al pueblo mediante un istmo artificial. Fue atalaya para la caza de ballenas, así como importante baluarte defensivo de la villa, en este lugar se emplazaban varias baterías. Subimos al faro y continuamos hasta la localización de una de las baterías, desde donde hay unas espectaculares vistas. Bajamos al pueblo y tras unos pintxos volvemos por el pase hasta Zarautz, aunque hay otra opción que es por la ladera del monte que va paralelo a la costa. Este es sin duda un bonito paseo para descubrir estas dos localidades.

Faro en Monte San Antón

Vistas del Puerto y de Getaria



jueves, 26 de agosto de 2021

Donostia / San Sebastián. Monte Igeldo, Gros y Egia

Bahía de La Concha desde Monte Igeldo

Continuamos descubriendo Donostia / San Sebastián, paseamos por la Concha hasta llegar al Palacio Miramar, fue construido en 1893 por José Goicoa. Se encuentra situado frente a la bahía de La Concha, desde este lugar encontramos una de las más espectaculares vistas de la ciudad. En tiempos de Isabel II, hacia mediados del siglo XIX, comenzó a veranear en la ciudad con el fin de poder bañarse en las aguas del mar Cantábrico. Desde esta época se estableció un vínculo con la ciudad que sería fortalecido por la reina María Cristina, esposa de Alfonso XII, cuando, tras enviudar, trasladó los veraneos de la Corte a San Sebastián, decisión que condicionó de forma definitiva el futuro turístico de la ciudad. Las visitas veraniegas de la familia real requerían de una Real Casa de Campo, que la reina María Cristina encargó al arquitecto inglés Selden Wornum. El palacio de Miramar es de estilo puramente inglés y presenta ciertos elementos decorativos neogóticos.

Palacio Miramar

Vistas de la Bahía desde el Palacio Miramar

Después de admirar las impresionantes vistas desde el Palacio Miramar continuamos el paseo en busca del Peine del Viento, en el extremo occidental de la Bahía, una obra maestra del genial escultor Eduardo Chillida (1924 - 2002), se trata de un grupo escultórico que consta de tres grandes piezas de hierro incrustadas en la roca al nivel del mar. Se encuentran en un lugar en el cual el viento y las olas azotan las rocas, el arte y la naturaleza se funden haciendo que las esculturas parezcan emerger de las rocas. Un lugar verdaderamente espectacular e indispensable en un paseo por la bahía de la concha.

Peine del Viento

A lo largo de nuestro paseo comenzamos en la Playa de Zurriola a los pies del Kursaal, la Playa de la Concha con un bonito paseo donde ver el atardecer, y donde se encuentra la Plaza Cervantes, con una curiosa estatua de Don Quijote y Sancho Panza, hasta llegar a la Playa de Ondarreta que finaliza en el Peine del Viento a los pies del Monte Igeldo, nuestro próximo objetivo. Para subir utilizamos el Funicular que nos dejó en el pequeño parque de atracciones construido en 1911, que se encuentra en la cima del monte, un lugar de esparcimiento con unas impresionantes vistas de la Bahía de la Concha por un lado y el Cantábrico por otro. Tras un paseo por el lugar y probar alguna que otra de sus atracciones, decidimos (con buen criterio) bajar caminando por una senda que sale tras pasar Donostia Aventura, que nos llevó de nuevo a la Playa de Ondarreta.

Funicular al Monte Igeldo

Playa de Ondarreta y Monte Igeldo

De nuevo en la ciudad, no quiero dejar de mencionar dos barrios muy interesantes en la ciudad, el Barrio de Egia, donde nos quedamos, en el cual se fusiona la cultura y la naturaleza, por un lado encontramos Tabakalera, que fue un símbolo de la Belle Epoque, la antigua fábrica de tabaco hoy día es un Centro Internacional de Cultura Contemporánea, donde ver espectáculos de teatro, danza, música o cine. Por otra parte podemos pasearnos por el Parque Cristina Enea, es el parque más grande de la ciudad, cercano a la estación del Norte, fue construido en 1890. Una de las zonas verdes más emblemáticas de la ciudad que un día perteneció al Duque de Mandas. De estilo vasco, el palacio Cristina Enea fue en su día hogar de los Duques de Mandas. Hoy, alberga el centro medioambiental de Cristina Enea y acoge numerosas exposiciones.

Parque Cristina Enea

Edificio de Tabakalera

Por otra parte está el Barrio del Gros, que se extiende entre el Kursaal y el Monte Ulia, se trata de un barrio cosmopolita, dinámico y joven se ha convertido en uno de los barrios más animados de la ciudad, gracias a sus numerosos bares de pintxos y terrazas entre los que destaco la Calle Zabaleta y en ella el Bar Zabaleta donde además de una carta variada de pintxos y todos muy buenos, destacamos el de tortilla, muy buenos, es más volvimos una y otra vez a este lugar que recomiendo. En el otro extremo del barrio, se encuentra el Monte Ulia, uno de los tres pulmones de San Sebastián. Caminar por sus senderos en medio del bosque y bordear los acantilados es una experiencia que no te imaginas vivir en una ciudad. Nosotros hicimos una de las rutas más bonitas que se pueden hacer partiendo de Donostia y llegando a Pasaia, a la cual dedicaré una entrada en este blog.

Playa de Zurriola desde el Monte Ulia

Seguramente se han dejado atrás muchos lugares interesantes de esta maravillosa ciudad que nos sorprendió y que en los pocos días que estuvimos no se puede ver todo lo que desearíamos, sin duda algún día volveremos. Pero estas dos entradas sirven para dar pistas por donde moverse en Donostia / San Sebastián.

Donostia / San Sebastian. Parte Vieja y Monte Urgull

Vista de "La Concha"

En esta ocasión vistamos Donostia / San Sebastián y nos movemos principalmente por la costa y la provincia de Gipuzkoa, aunque también haremos una pequeña por la provincia de Araba. Y sobre todo descubrimos una bonita e interesante ciudad con una apasionante historia que fuimos descubriendo día tras día.

Tan solo pasear por esta ciudad es descubrir espacios increíbles, edificios espectaculares y lugares interesantes. Nos quedamos en Egia, un bonito barrio situado a muy poca distancia de la Parte Vieja, junto al Gros otro lugar indispensable si viajas a Donostia / San Sebastián. Comenzamos nuestro paseo a orillas del río Urumea y ya a lo lejos aparecen impresionantes los cubos de Rafael Moneo que conforman el Palacio de Congresos y el Kursaal, situados frente a la playa de Gros y junto a la desembocadura del río Urumea, el Kursaal es un espacio constituido por un gran auditorio, sala de cámara, salsa de reuniones y exposiciones, dedicado a conciertos, y lugar en el cual se celebra gran parte del Festival Internacional de Cine de San Sebastián (SSIFF), fue inaugurado en 1999. 

Desembocadura del río Urumea y Kursaal al fondo

Cruzamos el puente de Zurriola y a la izquierda nos encontramos dos edificios que representan una etapa de la historia de la ciudad, el Teatro Victoria Eugenia, obra del arquitecto Francisco de Urcola, fue inaugurado en 1912, siendo un escenario de acontecimientos como los estrenos mundiales de las películas "Vértigo" y "Con la muerte en los talones" de Alfred Hitchcock. A lo largo de su siglo de historia ha sido el epicentro de la vida cultural de la ciudad. Es un edificio de estilo neorrenacentista español y neoplateresco, la sala principal está cubierta por una vistosa bóveda, decorada con frescos de Ignacio Ugarte, de temática costumbrista. Tuvimos la ocasión de asistir a la obra Juntos de Juan Carlos Rubio, con Kiti Manver y Gorka Otxoa, y sobre todo admirar la sala principal del edificio, impresionante.

Teatro Victoria Eugenia

Teatro Victoria Eugenia

Frente a este, al otro lado de la Plaza Okendo se encuentra el Hotel María Cristina, fue inaugurado junto con el Teatro Victoria Eugenia en 1912, a cuya inauguración acudió la Reina María Cristina y protagonizó la belle époque donostiarra, durante la cual San Sebastián se convertiría en el centro europeo de reunión de las clases acomodadas. A comienzos del siglo XX San Sebastián comenzaba a convertirse en uno de los más importantes destinos turísticos de la burguesía española y europea. El Teatro y el Hotel configuraban, a partir de entonces, uno de los conjuntos monumentales más sobresalientes de la ciudad. Hoy es el alojamiento principal de las estrellas que acuden al Festival Internacional de Cine de San Sebastián (SSIFF). En las paredes laterales del hotel frente al teatro aún se pueden observar los impactos de balas de los acontecimientos ocurridos en la plaza durante la guerra civil.

Hotel Maria Cristina y Plaza Okendo

Continuamos descubriendo la ciudad por el Paseo Boulevard, entre la parte vieja y el centro. Un agradable paseo con un gran quiosco musical donde casi siempre hay alguna que otra actuación. Desde aquí nos adentramos en la parte vieja con una primera parada en el Mercado de la Bretxa, un mercado de productos de la zona, data del año 1870 y fue proyectado por Antonio Cortázar para ser ampliado posteriormente por José de Goicoa en 1898. El edificio original tenía forma de U, luciendo un patio central que más tarde sería cubierto a la vez que se añadió la fachada que luce hoy en día, más tarde se construyó el Edificio de la Pescadería, que se alza en la parte posterior convertido en centro de ocio en la actualidad hoy en remodelación. Su nombre se explica pues "A principios del siglo XVIII, las tropas del Duque de Berwik asaltan la ciudad abriendo dos brechas en la muralla. Un siglo después, los soldados anglo-portugueses vuelven a entrar por este mismo lugar; es el 31 de Agosto de 1813. El boquete que apareció en la muralla es lo que da origen al nombre del mercado". Como curiosidad, en su interior podemos ver el Reloj de Subastas que se utilizaba en el antiguo edifico de la pescadería para las subastas de cimarrón, dejando de funcionar en 1970, la aguja central marcaba el precio de los lotes en venta y los círculos numerados correspondían a los vendedores que tenían un pulsador en sus bancos.

Puesto de Pescado en el Mercado de la Bretxa

Reloj de Subastas en el Mercado de la Bretxa

En la parte vieja encontramos también la Iglesia de San Vicente, al final de la Calle 31 de Agosto, fue construida en la primera mitad del siglo XVI de estilo gótico. Contiene un magnífico retablo de Iriarte Bengoechea y en su fachada podemos ver la "Pieta" de Jorge Oteiza. Y continuamos en la Calle 31 de Agosto uno de los lugares típicos para ir de Pinchos con un buen Txakoli, podría recomendar alguno de las decenas de restaurantes para ir de pinchos pero lo ideal es descubrirlos, ir a la aventura, buscar aquellos lugares menos turísticos, donde veas entrar a donostiarras, allí encontrarás buenos pinchos, seguro.

Pieta en fachada de Iglesia de San Vicente

La Plaza de la Constitución, es el corazón de la parte vieja, conocida como "La Consti", Su edificio principal es de estilo neoclásico, en su fachada destaca el escudo de la ciudad, pues albergaba el Ayuntamiento de la ciudad y ahora es la Biblioteca Municipal. Si miras los balcones de la plaza verás que están numerados, esto es porque fue utilizada como plaza de toros. 

Plaza de la Constitución

Otro lugar interesante de la parte vieja está en la Calle 31 de Agosto, se trata de Trinidad Square, en ella está el único edifico que quedó en pie después del devastador incendio que asoló la ciudad en 1813. En la plaza se encuentra un frontón y canchas deportivas, en ella se celebran conciertos en el Jazzaldia. 

Trinidad Square

Llegamos a la Basílica de Santa María del Coro, ubicada en la Calle Mayor, es la iglesia madre de la ciudad, de estilo barroco, se completó su construcción en 1764. En el interior la Virgen del Coro, patrona de la ciudad. Frente a la puerta y a un kilómetro encontramos la Catedral del Buen Pastor, de estilo gótico, inaugurada en 1897, Su torre, situada sobre el pórtico de entrada, se eleva a 75 metros de altura en forma de aguja y es visible desde casi todos los puntos de la capital. Cuenta con una planta rectangular y simétrica, en forma de cruz latina y tres naves, además de transepto y presbiterio. Fue construida en sillería con piedras procedentes de las canteras de Igeldo.

Catedral del Buen Pastor vista desde la Basílica de Santa María del Coro. Calle Mayor

Dejamos la parte vieja y nos vamos hacia el Puerto, donde se encuentra el puerto original de la ciudad construido en el siglo XV, hoy es el lugar de la flota pesquera de la ciudad y mucho pequeños barcos recreativos, en estos días estaba algo más animada pues había una competición de traineras en la Regata "Bandera de la Concha". Junto al puerto está el Club Náutico, que sorprende porque parece un barco atrapado en el muelle. Muy cerca el Ayuntamiento que fue inaugurado en 1879 como casino de la ciudad y que después de la prohibición de los juegos de azar en 1927, en 1947 se convirtió en las oficinas del ayuntamiento, un impresionante edificio.

Ayuntamiento

Traineras en La Concha

Ya estamos en el Paseo de la Concha que bordea la playa, enmarcado en unas maravillosas barandillas blancas obra del artista Mariana Arrieta y se han convertido en símbolo de la ciudad. Pasear por la playa y ver el atardecer en este lugar es algo que no puede faltar en una visita a Donostia. Además de las vistas a la bahía de La Concha y a la isla de Santa Clara, este animado paseo tiene en las inmediaciones numerosos edificios y construcciones señoriales que merece la pena contemplar, como el emblemático edificio del Hotel Londres, el palacio Miramar de estilo inglés o los famosos Relojes, punto de encuentro de numerosos donostiarras. Tampoco podemos olvidar las instalaciones de aguas termales La Perla, único centro de talasoterapia de la ciudad ubicado en el propio paseo y que nos recuerda aquellos tiempos en que San Sebastián fue ciudad balneario.

Playa de La Concha y Monte Urgull

Construcción Vacía (Jorge Oteiza)

Continuando por el paseo del puerto encontramos el Acuario y a continuación la escultura "Construcción Vacía" de Jorge Oteiza situado en el Paseo Nuevo que da la vuelta al Monte Urgull hasta el Puente de Zurriola. Desde este punto podemos subir al Monte Urgull, donde encontramos el castillo de la mota, la batería de las damas, el cementerio de los ingleses y la batería del Gobernador entre otros, representa uno de los complejos defensivos de mayor interés de Euskadi, nos sorprende con unas de las mejores vistas de toda la capital gipuzkoana. Es uno de los testigos de la historia de Donostia / San Sebastián. Un espacio, que debido a su naturaleza de atalaya natural, en el centro de la ciudad, fue convertido en fortaleza militar en el siglo XII. Antiguamente, Donostia era una ciudad fortificada a la que el Castillo de la Mota protegía de los ataques por mar y tierra. Un complejo militar, que defendió la ciudad con sus murallas y cañones de toda amenaza posible. Durante la ruta que nos lleva hasta el punto más alto de este monte nos encontramos con multitud de restos históricos que dan fe de la importancia que tuvo este enclave en una época pasada, fue testigo de varios de los sucesos más importantes de Donostia / San Sebastián, desde la capitulación de la ciudad en 1794 por las tropas francesas hasta el incendio de 1813. Actualmente existen cuatro caminos principales para subir hasta la cima del Monte Urgull, unas rutas, que se bifurcan fusionándose entre ellas continuamente. Una especie de laberinto de caminos, que, aunque pueda parecer difícil de seguir, no lo es.

Camino en el Monte Urgull

Vistas de la Concha desde el Monte Urgull

El Castillo de la Mota: Uno de los espacios defensivos más llamativos de la capital gipuzkoana. Esta construcción militar del siglo XII, con sus muros y cañones resulto esencial para la defensa de la ciudad. Esta fortaleza fue creada por Sancho el Mayor de Navarra en el año 1194, levantado con el único fin de actuar como atalaya defensiva de la ciudad. Desde entonces, muchos monarcas han realizado diferentes reconstrucciones y mejoras, destacando la que realizo Sancho el Fuerte de Navarra que reconstruyo y fortifico el castillo.

Torre del Castillo de la Mota

Castillo de la Mota

La Casa de la Historia: En el interior del Castillo de la Mota encontramos un pequeño museo de dos plantas llamado la Casa de la Historia de Urgull, un espacio didáctico y atractivo, nos muestra la historia de la ciudad que lo acoge, para mi es una visita obligatoria para conocer la historia de la ciudad.

Sagrado Corazón: En lo alto del Monte Urgull encontramos un monumento de más de 12 metros de altura, se trata del Sagrado Corazón. También conocido como el Cristo de la Mota, creado en 1948 por Federico Coullaut-Valera.

Sagrado Corazón en Monte Urgull

Cementerio de los Ingleses: Este espacio ubicado en las faldas del Monte Urgull está lleno de misterios y leyendas. Y es que, por desgracia, apenas se conocen datos sobre su origen. Existen varias hipótesis, entre las que coge gran fuerza el hecho de que este cementerio guarde en su interior los cuerpos de los soldados ingleses que murieron durante la Primera Guerra Carlista.

Cementerio de los Ingleses en Monte Urgull

Vistas del Cantábrico desde el Paseo Nuevo