VISITA MI NUEVO BLOG

jueves, 2 de septiembre de 2021

Hondarribia

Hondarribia

Nos vamos a visitar Hondarribia, una acogedora y tranquila ciudad a orillas del Río Bidasoa, protegida por el monte Jaizkibel y la bahía de Txingudi, y abierta al mar Cantábrico. Con un carácter estratégico, ha dado lugar a una historia repleta de asedios, tratados de paz, bodas reales, e intercambios de  princesas. Ciudad amurallada con un trazado medieval, impresionantes palacios y con un precioso barrio de pescadores con casas coloridas y balcones repletos de flores. 

Las Murallas de la Villa (siglos XVI-XVII) que rodean el casco histórico, pertenecen al sistema de fortificación abaluartado. Se conservan cuatro baluartes: de San Nicolás, de la Reina (este último parcialmente reconstruido en el siglo XX) y los de San Felipe y de Santiago, ambos conservados parcialmente. También se pueden observar las enormes cortinas que unen los baluartes de San Felipe y de la Reina, así como la que une este último con el de San Nicolás. Son de gran interés también el cubo de Santa María, parcialmente conservado en las proximidades de la principal puerta de acceso al recinto murado que lleva la misma denominación. También se conserva la puerta de San Nicolás, situada cerca del baluarte de la misma denominación. El resto de las fortificaciones que rodeaban la ciudad fueron voladas en 1794 a causa de la Guerra de la Convención (o del Rosellón). Hondarribia disponía también de fortificaciones exteriores (principalmente dos revellines) de los que se conservan únicamente algunos vestigios de uno de ellos, denominado de San Nicolás.

Muralla

Baluarte de San Nicolás

Puerta de Santa María

Seguimos caminando y nos adentramos en el entramado de calles medievales para llegar a la Iglesia de Santa María de la Asunción y del Manzano, que fue construida en los siglos XV y XVI sobre las ruinas de una iglesia romana y antiguas murallas. En cierto momento, la renovación de las fortificaciones medievales de Hondarribia era tan urgente que fue necesario trasladar material para la construcción de la iglesia a las murallas. Finalmente en 1549, tras múltiples batallas, la primera etapa de construcción se dio por terminada y el edificio fue consagrado. Aunque la iglesia se construyó principalmente en estilo gótico, durante el siglo XVI se añadieron al edificio algunos elementos renacentistas, tales y como la entrada que vemos hoy. Otro de los elementos más destacables de la iglesia es la torre del campanario, en estilo barroco (siglo XVIII) de Francisco de Ibero.

Torre de la Iglesia

En lo que se refiere al Casco Histórico, dentro del recinto amurallado de Hondarribia se esconde un encantador casco viejo. La Puerta de Santa María era, y todavía es, la entrada principal al pueblo. Esta puerta medieval recibe a los visitantes y los guía a la Kale Nagusia (Calle Mayor), donde se encuentran algunos de los edificios más bonitos del Casco Histórico. Uno de esos edificios es el Ayuntamiento de Hondarribia, albergado en una construcción barroca del siglo XVIII. Otros edificios que nos llamaron la atención en nuestro paseo son el Palacio Zuloaga, un palacio urbano del siglo XVIII que en la actualidad alberga la biblioteca municipal y el archivo histórico. La Casa Casadevante, construida en el siglo XVII. La Calle Mayor termina en la Plaza de Armas.

Calle Mayor

La Plaza de Armas está dominada por un magnífico edificio llamado Castillo de Carlos V, el cual en la actualidad funciona como Parador. Es un impresionante edificio que alberga el Parador de Hondarribia y que fue en sus orígenes una fortaleza construida a finales del siglo X por el Rey Sancho II de Pamplona. En la actualidad se le conoce como Castillo de Carlos V por los trabajos de restauración y extensión ejecutados por Carlos V en el siglo XVI. Hondarribia fue testigo de muchas batallas debido a su ubicación junto a la frontera con Francia. Esas batallas causaron estragos en el Castillo de Carlos V. A finales del siglo XVIII el edificio fue gravemente dañado por las tropas francesas y permaneció en ruinas hasta que fue rehabilitado y transformado en Parador Nacional en 1968. Lamentablemente no está permitido el acceso a los no hospedados y no pudimos entrar a verlo.

Plaza de Armas

Castillo de Carlos V (Parador de Turismo)

El Barrio de la Marina se encuentra situado junto al antiguo puerto y es en él donde los pescadores de Hondarribia vivieron durante siglos, es una zona repleta de encantadoras casas de estilo vasco con coloridos balcones y contraventanas. Siempre hay un ambiente animado en la zona, especialmente alrededor de las calles San Pedro y Santiago. Por otra parte el Paseo de Butrón es posible disfrutar de las hermosas vistas del mar Cantábrico, el estuario del Río Bidasoa y la bahía de Txingudi con Hendaya (Francia) al otro lado. 

Barrio de La Marina

Paseo

Continuamos nuestro paseo hasta la playa y de ahí siguiendo el sendero GR121 hasta el Castillo de San Telmo, situado sobre el puerto refugio de Asturiaga, se le conoce como "Castillo de los Piratas", fue construido por Felipe II en 1598 con el fin de salvaguardar a las naves que fondeaban en el puerto y eran asaltadas por los piratas y corsarios, actualmente es propiedad privada y no se puede acceder. Continuamos la ruta hasta llegar al Faro de Higuer. Una bonita ruta por la costa. 

Castillo de San Telmo

Faro de Higer

Islote de Amuitz


Más fotografías de Hondarribia en 

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Zumaia

Flysch de Zumaia

Llegamos en tren a Zumaia para visitar esta ciudad y sobre todo hacer una pequeña ruta geológica en un lugar muy interesante en cuanto a su geología. Primero damos un paseo junto al Río Urola hasta su desembocadura en el Cantábrico, que nos lleva hasta el Faro. Entramos en el Centro de Interpretación Algorri donde nos informan de que ver en el pueblo y las posibles rutas en el entorno de la ciudad. Y vamos directos a la Playa de Itzurun donde nos sorprende la fantástica formación geológica del Flysch. Dejamos la playa para subir hasta la Ermita de San Telmo, ubicada al borde del acantilado sobre la playa de Itzurun, la primera referencia sobre ella data de 1540, siendo su santo titular es el patrón de los marineros, de arquitectura de estilo popular. Desde la Ermita hay unas espectaculares vistas del Cantábrico y del Flysch.

Ermita de San Telmo

Ermita de San Telmo y Formación Flysch

Para ver el Flysch de Zumaia hicimos la pequeña ruta SL-Gi-5001 Algorri, que nos conduce por diferentes puntos de interés geológico. Desde la Ermita de San Telmo nos dirigimos por encima del acantilado hasta Algorri para volver a Zumaia y de nuevo a la Playa de Itzurum para visitar el afloramiento con más detenimiento.  
 
El Flysch está formado por estratos que intercalan capas duras con otras más blandas. La erosión hace que estas capas menos consistentes se desgasten con mayor facilidad. Así, poco a poco, van quedando las capas duras más expuestas, soportando más la erosión a la vez que protegen a las blandas. Este es el motivo de su característica forma con relieves con las capas blandas en los huecos y las duras en los salientes. El afloramiento de estas capas rocosas se debió, en este caso, a la colisión de las placas tectónicas Ibérica y Europea durante la orogenia alpina. Como resultado, quedaron expuestos materiales que contienen información de más de 50 millones de años de la historia de la Tierra, recorriendo los periodos del Cretácico superior y del Terciario.



La parte final del Cretácico aflora en la margen occidental de la cala de Algorri en forma de una sucesión de unos 200 metros, formada por una intercalación de calizas y margas calcáreas con pequeñas intercalaciones de turbiditas finas. Esta litología refleja un fondo marino profundo (2.000 m) y tranquilo, formado como consecuencia de la transgresión ocurrida al comienzo del Piso Maastrichatiense El afloramiento geológico podemos decir que representa un libro pétreo cuyas páginas son visibles a lo largo de más de 8 kilómetros de costa, que comienza en la zona de Deba, con rocas del Cretácico inferior (105 Ma.) y va avanzando en el tiempo hacia el este hasta llegar a la desembocadura del río Urola, donde las rocas son ya del Eoceno (50 Ma.). 



Más información del FLYSCH DE ZUMAIA 
en un documento pdf en mi DRIVE de GOOGLE.

En Zumaia visitamos la Iglesia de San Pedro, levantada tras la fundación de la villa en 1347, aunque sus orígenes están ligados al antiguo monasterio de Santa María, ya citado en el siglo XIII. El exterior parece una fortaleza e impresiona, su interior es de una sola nave destacando un espectacular retablo de finales del siglo XVI. Caminando llegamos al Convento de San José fundado en 1609  por Francisca Labayen, siendo uno de los primeros conventos de carmelitas del País Vasco que siguieron las reformas de Santa Teresa, normas de sobriedad que se reflejan en el edificio salvo los elementos de su portada añadidos en el siglo XX. Accedimos al mismo por un lateral a un patio pequeño pero muy bonito, junto al albergue de peregrinos, pues el pueblo es paso del Camino de Santiago. Tan solo caminar por el pueblo es descubrir numerosos edificios históricos como el Palacio Zumaia, el Palacio de Ubillos  o la Casa Palacio de Olazabal. De nuevo volvemos al tren para retornar a Donostia / San Sebastián después de un bonito día de geología en Zumaia.

Iglesia de San Pedro

Faro de Zumaia

Más fotografías de Zumaia en 

lunes, 30 de agosto de 2021

Nacedero del Río Zirauntza

Nacedero del Río Zirauntza

En el municipio alavés de Araia se encuentra la Ruta del Nacedero del Río Zirauntza, se trata de un recorrido de dificultad baja, muy bonito y con una gran historia donde el agua cobra una especial importancia. Son cinco kilómetros (la ruta está disponible en Wikiloc) por los montes y bosques que rodean este pueblo y que nos han regalado un paisaje mágico. La ruta comienza en el Centro de Interpretación del Parque Natural Aizkorri Aratz, en esta ocasión era lunes y estaba cerrado por lo que no pudimos visitarlo. Gran parte de la ruta caminaremos junto a un pequeño canal de agua que fue creado para aprovechar la energía del agua en la industria del municipio.

Powered by Wikiloc

Centro de Interpretación del Parque Natural Aizkorri Aratz

Comenzamos la ruta junto al núcleo urbano de Araia que nos llevará a conocer los primeros pasos del Río Zirauntza mientras nos adentramos entre hayas y robles. A partir de aquí el río sigue su camino hasta Navarra para unirse al Río Arga. La senda está perfectamente señalizada, corresponde con el sendero SL-A14. El primer tramo corresponde con una zona boscosa de pinos y robles, tras atravesarla se llega a un cruce de caminos donde encontramos un cartel del Parque Natural de Aizkorri Aratz, tomamos el camino de la izquierda que tras unos metros nos lleva a la Fábrica Metalúrgica Ajuria y Urigoitia, hoy día abandonada y que dejamos a nuestra izquierda. Pasamos una barrera y un puente de madera e inmediatamente comenzamos a ascender en el interior de un espectacular bosque de robles y hayas, alguno de ellos centenarios, dejando el río a nuestra izquierda.



Ya escuchamos el ruido del agua, cerca se encuentra la cascada, llegamos a ella y tras un tiempo viendo este maravilloso paisaje continuamos la ruta hasta llegar al Nacedero del Río Zirauntza, que si ahora en verano es un espectáculo no quiero imaginar lo que debe ser en invierno, cuando abunde el agua que se infiltra de las calizas del entorno. Nos quedamos en el lugar un largo rato admirando este bonito paisaje. Dejamos el nacedero para volver de nuevo al pueblo por una senda que transcurre junto al canal de agua y nos lleva de nuevo a la fábrica metalúrgica y de ahí a Araia.

El nacedero se trata de una amplia surgencia que forma parte de un sistema kárstico, la sierra de Altzaina, la cercana de Aizkorri, formadas por calizas que recogen el agua de lluvia y se infiltra, y aparece en el exterior formando el Río Zirauntza. Sus aguas son aprovechadas para mover las máquinas de la fábrica metalúrgica y por otra parte en la central hidroeléctrica.

Río Zirauntza

Río Zirauntza


Nacedero del Río Zirauntza

En cuanto a la actividad industrial en Araia, ya en el siglo XVIII hubo una ferrería dedicada a la producción de manufacturas metálicas, ya el río Zirauntza aportaba la energía a la fábrica, los bosques cercanos el carbón vegetal y la mina Los Rojos el hierro. En 1847 nació la Sociedad de San Pedro de Araia, una acería más moderna y como su predecesora aprovechaba la energía del río Zirauntza, el carbón vegetal de los bosques cercanos, pero en esta ocasión el hierro de Somorrostro. Pasó por varios propietarios pero fue León Urigoitia quien la renovó tecnológicamente y aumentó su producción, llegó a ocupar a 260 trabajadora más carboneros, leñadores, arrieros, canteros y mineros. Tras la Guerra Civil se inició una remodelación que nunca se completó y ya en 1985 tras la crisis de los años 70, la fábrica cerró definitivamente. Hoy está en ruinas y abandonada, debería ser conservadas y puesta en valor como un grandioso patrimonio industrial del País Vasco, eso es lo que nos pareció a nosotros dando un paseo por lo que queda de sus instalaciones.

Fábrica Metalúrgica

Fábrica Metalúrgica

Pero ¿como funcionaba con la energía del río? ... De la presa del nacedero salían dos canales, junto a los que hemos caminado haciendo la ruta, uno transportaba el agua a la central hidroeléctrica, donde se creaba electricidad para la fábrica. El otro canal terminaba en una tubería que con mucha pendiente y cerrando el diámetro progresivamente aumentaba la presión que despedía el agua hasta una rueda o turbina que hacía girar y accionaba los engranajes y máquinas conectados mediante un eje. 

Canal junto al sendero

Canal junto al sendero

Tras la ruta, un paseo por Araia, donde encontramos la Parroquia de San Pedro de finales del siglo XV o principios del XVI, a los pies del edificio la Torre, erigida en 1740. No pudimos visitar su interior pues estaba cerrada pero posee un retablo mayor de 1790 realizado por Gregorio de Dombrasas. Como curiosidad posee un coro con doble piso arquitrabado, antiguamente existía un tercer piso, el primer coro era conocido como "coro de los abuelos". Junto a la parroquia se encuentra el Ayuntamiento de Asparrena construido en 1771, siendo un ejemplo de construcción civil del barroco, en su fachada principal destaca el Escudo de la Hermandad de Asparrena junto a la leyenda que señala el edificio como la "Casa de los Caballeros Hijosdalgos de la Noble(s) Hermandad de Asparrena". Continuamos el paseo hasta llegar a la Ermita de Andra Mari (antiguamente Ermita de la Asunción), que data del siglo XVIII, se trata de un edificio de planta rectangular y cabecera recta con una única nave de tres tramos cubierta con bóveda de lunetos. En su interior el retablo principal es de estilo barroco y data del siglo XVIII, presidido por la imagen barroca de la Virgen de la Asunción. 

Parroquia de San Pedro

Plaza del Pueblo y Ayuntamiento

Araia