sábado, 28 de marzo de 2020

Fotos desde un Confinamiento

En estos duros días de confinamiento, os dejo algunas fotografías realizadas desde la ventana de nuestro piso en Mérida.
Deseando volvernos a encontrar por los 
caminos de Extremadura.

Un saludo Gabi y Nines







domingo, 8 de marzo de 2020

Sierra de Arroyo



Organizada por la Asociación Oncológica Extremeña delegación de Arroyo de San Serván y guiados por Tomas Bejarano nos dispusimos a recorrer la Sierra de San Servan. Una ruta de poco más de 10 kilómetros de dificultad moderada. 

 
Comenzamos la ruta desde la Avenida de Extremadura, continuando por las calles Franco García Sánchez y Pedro Monago donde se encuentra el polideportivo, desde esta calle comenzamos la ascensión por el camino de la ermita que abandonamos tras cruzar la carretera de circunvalación de la localidad y seguimos por una pequeña senda por la ladera de la sierra hasta cerca del paraje Dehesa de Luis López. Aquí comienza la parte más dura, una primera rampa algo durilla y continamos por entre los canchales busando el mejor apoyo. Hasta llegar al Cerro de San Serván a una altitud de 608 metros y desde donde hay unas espectaculares vistas del entorno. El descenso lo hacemos por el Camino de la Ermita, hasta la localidad.

EL TRACK DE LA RUTA ESTÁ DISPONIBLE
EN MI PERFIL DE WIKILOC
 




Un paseo por el pueblo nos ha descubierto en esta ocasión el Puente Medieval sobre el cauce del Arroyo Tripero, el puente aún se encuentra en servicio, cosa que nos chocó al ver pasar vehículo por el, debería estár más protegido. 



Antes de volver a Mérida, visitamos de nuevo la  Ermita de la Madre de Dios, a la cual dediqué ya una entrada en este blog, y que nos sigue impactando tal como el primer día que visitamos el lugar, sobre todo que encontramos flores frescas en el altar cada vez que vamos.


MÁS FOTOGRAFÍAS DE LA 
RUTA EN MI ÁLBUM DE GOOGLE


miércoles, 26 de febrero de 2020

Castelo do Crato


El Castelo do Crato, también conocido como Castelo da Azinheira, se encuentra en la parroquia de la União de Freguesias de Crato e Mártires, Flor da Rosa y Vale do Peso, en el municipio de Crato, distrito de Portalegre, en Portugal.

Poco se sabe sobre la ocupación humana temprana del sitio del castillo, algunos autores identifican las huellas de una fortificación romana en los cimientos del castillo medieval. Después de la reconquista cristina de la península ibérica fue cuando la región de Crato pasó a dominio cristianos y fue en 1232 cuando se repobló y ese mismo año recibió la carta de constitución. Las obras de construcción del castillo se llevaron a cabo en el siglo XIV. Ya en 1430, el 5º Prior do Crato, D. Frei Nuno Gonçalves de Góis, promovió la reconstrucción del castillo y la delimitación de un nuevo recinto amurallado. Bajo el reinado de Manuel I de Portugal (1495-1521), el pueblo recibió el "Foral Novo" (1512). Unos años más tarde, en noviembre de 1518, las nupcias del soberano con D. Leonor de Castela tuvieron lugar en el palacio del castillo. Una nueva etapa constructiva en el conjunto tuvo lugar durante la celebración de la boda de João III de Portugal (1521-1557) con D. Catarina de Austria en 1525, que fue cuando se reconstruyó la puerta de armas del castillo. Estos eventos ilustran la importancia del castillo en esa época.



En el contexto de la Guerra de Restauración (1640-1668), las defensas de Crato se modernizaron, convirtiéndose en parte de la segunda línea defensiva de la frontera. Para este propósito, a partir de 1642 se realizaron trabajos de mejora que transformaron el castillo medieval en una fortificación abaluartada, con un plan poligonal dispuesto en una estrella irregular de cuatro puntas, con cinco torres en los ángulos. Las paredes estaban equipadas con bastiones y pastilleros, y se adaptaron al uso de artillería.

En 1662 la aldea fue rodeada y conquistada por tropas españolas bajo el mando de D. Juan de Austria (29 de octubre de 1662), con la destrucción de sus defensas. Los siglos siguientes acentuaron el estado de ruina del complejo, tanto de estructuras medievales como modernas, la Casa do Governador, el puente levadizo, los bastiones y otros desaparecieron, habiendo alcanzado hoy solo unas pocas secciones de muro, una caseta de vigilancia, la cisterna, dos torres arruinadas y algunas lanchas cañoneras. Solo quedan unas pocas arcadas en la casa del gobernador del castillo.


A partir del 1 de marzo de 1939, los restos de la fortificación fueron adquiridos por el embajador Dr. Rui Teixeira Guerra. A partir de la segunda mitad de la década de 1940, la Dirección General de Edificios y Monumentos Nacionales (DGEMN) comenzó los trabajos de consolidación y restauración. El conjunto de "Fortificaciones de Crato" fue clasificado como una Propiedad de Interés Público por el Decreto No. 28/82, publicado en el Diário da República, Serie I, No. 47, del 26 de febrero. En 1989  transfirieron la propiedad al Municipio de Crato. 

Se trata de un ejemplo de arquitectura militar, medieval y moderna, de contexto urbano y rural. El castillo medieval se encuentra en la parte más alta del pueblo, en la cima de una pendiente rocosa. Es un fuerte abaluartado, irregularmente estrellado, con 5 puntas, con paredes de tipo medieval al este y un revellín al sur / suroeste. De la fortificación medieval aún existen ruinas en la zona central, en forma de muros aislados o con estructuras que se adhirieron para el levantamiento de plataformas de artillería. De la fortificación moderna subsisten las ruinas de 4 puntas de baluarte de caras escarpadas, con una garita en el vértice noroeste; cuarteles en la zona norte, con vestigios de chimeneas y de nichos; una construcción subterránea, de la que quedan sólo las paredes, en el terraplén del revellín adelantado sur; estructuras abovedadas para la construcción de plataformas de artillería en la zona central, con cañoneras orientadas hacia el este; ruinas de lo que parecen haber sido instalaciones militares subterráneas en la zona central, al sur; y una cisterna en el centro de la fortificación.



La puerta principal del fuerte se abre al oeste, conservando los compartimentos de puente levadizo. La cerca urbana se desarrolla hacia el noreste y este. A partir del fuerte se conserva el tramo este de la muralla terminando en un torreón arruinado, de sección rectangular, que flanqueaba la inflexión de la muralla hacia el noroeste. Quedan restos del torreón de la Puerta de San Pedro y el tramo sur de la muralla que se une al castillo/fuerte, subiendo la ladera.

Si te encuentras por la zona no puedes irte sin visitar un par de lugares que te cautivarán.

Monasterio Flor da Rosa.
Se encuentra en la Parroquia Flor da Rosa del municipio de Crato, fue mandado construir en 1356 por D. Álvaro Gonçalves Pereira, primer Prior de Crato y padre del santo condestable, D. Nuno Álvares Pereira, que, según los historiadores, nació en el monasterio. Pertenece a la Orden de los Hospitalarios, posteriormente denominada Orden de Malta. El monasterio consta de una iglesia-fortaleza de estilo gótico, un palacio-castillo gótico con modificaciones posteriores y dependencias conventuales renacentistas y mudéjares. Monumento Nacional en 1910, ya en 1991 se iniciaron los trabajos para convertir parte del mismo en Pousada de Portugal. Hoy se pueden visitar parte de sus dependencias, así como un espacio dedicado a la interpretación del edificio. Una visita indispensable si estás por la zona, un edificio espectacular. Recomendable comer en el restaurante de la pousada, una buena comida con una agradable atención y vistas privilegiadas del entorno.


Anta do Tapadao
Uno de los dólmenes más bonitos de Portugal, y no es una frase hecha, te lo encuentras imponente en lo alto de un montículo mientras caminas por una preciosa dehesa rodeado de ganado. Se cree que su construcción data del 3000 a.C. La cámara está compuesta por ocho enormes rocas de granito de unos cuatro metros de altura (sobre el nivel del suelo) y unos tres metros de ancho en algunos casos. Sobre la entrada una enrome piedra redondeada que se deslizó hacia el lado derecho. Un lugar con un especial encanto y un entorno privilegiado.



 Más Fotografías del Castillo de Crato, del Monasterio Flor da Rosa y el Dolmen en mi

lunes, 17 de febrero de 2020

Castillo Templario de Fregenal de la Sierra


El Castillo Templario de Fregenal de la Sierra tiene su origen en el siglo XIII, encomendado a la Orden del Temple tras la reconquista por Alfonso X, fue fortaleza vigía y defensiva de estas tierras, se cree que la localidad se fue levantando alrededor del mismo, con un recinto amurallado y rodeado por siete torres, entre las que destacan la torre del Homenaje, en la que se encuentra un campanario añadido en el siglo XVIII y que hoy se puede visitar, la torre de la iglesia de Santa María y la torre del Polvorín. En el interior del castillo se encuentra la plaza de abastos, un mercado modernista construido en una de las estancias del castillo en el año 1914, los puestos están colocados en una plazoleta que hay pegada a una de las murallas con artesonados de madera con más de un siglo de antigüedad y que sigue teniendo actividad comercial hoy día. 




Pero lo más sorprendente del interior del Castillo Templario de Fregenal de la Sierra fue descubrir la Plaza de Toros, anexa al mercado de abastos, tras un pasillo estrecho que nos condujo hasta una escalinata que accede al graderío de esta magnífica plaza de toros construida en lo que fuese el patio de armas del castillo en el año 1795, en aquellos años el castillo había perdido toda función militar por lo que al mayordomo de la Virgen de Los Remedios, se le ocurrió la idea de montar una plaza de toros en su interior para recaudar fondos para el mantenimiento del culto a la patrona de la ciudad. Desde la plaza de toros se puede acceder a la muralla almenada del castillo y desde aquí subir a la torre del homenaje y visitar el campanario con reloj que se añadió en el siglo XVIII, destacar que las vistas desde aquí son impresionantes.




 Más Fotografías del Castillo Templario de Fregenal de la Sierra en mi ÁLBUM DE GOOGLE