VISITA MI NUEVO BLOG

miércoles, 14 de octubre de 2020

Ruta de Las Corralas

Corrala
 
En esta ocasión vamos Torrequemada para hacer una bonita ruta de 9 kilómetros de longitud y baja dificultad, ideal para pasear con la familia por un maravilloso entorno, descubrir la dehesa extremeña y un conjunto etnográfico y natural espectacular. 
 
Comenzamos la ruta junto al café-bar El Menuo, donde dejamos el coche, para dirigirnos hasta la Charca de Arriba por la calle Juan de Sande. Caminando por las calles ya nos damos cuenta de que el granito está presente en el pueblo, en sus casas y su paisaje. Salimos del pueblo por el antigu0 camino de Montanchez que transita por la dehesa boyal de la localidad entre ganado vacuno, porcino y ovino. Un espectacular día de otoño con una temperatura ideal para pasear por la dehesa.

Powered by Wikiloc

En la Dehesa

Continuamos nuestro camino y ya a lo lejos se observa la Ermita de Salor, pero antes el camino nos conduce hasta el Río Salor, que en estos días está seco, el cual cruzamos por un puente medieval. "Se trata de un puente de planta recta con tres bóvedas y perfil alomando, con tres desagües en la margen derecha y dos en la izquierda. Se encuentra en una zona rica en restos romanos y muy cerca de asentamientos de época imperial, y además, muy cercano a la vía 24 del Itinerario de Antonino. Se sitúa en una vía romana que conducía a las colonias militares de Norba Caeserina y Castra Caecilis" (blog Cáceres al Detalle).
 
Puente Medieval sobre el Río Salor
 
La Ermita de Salor se encuentra en lo alto de un cerro, nada más llegar te sorprenden un arco apuntado con restos de pinturas con las imagenes de la virgen y el niño, así como ángeles a ambos lados. Su origen está datado entre los siglos XIV y XVI, de estilo mudéjar, toma su nombre del Río Salor, las primeras noticias que se tienen de la ermita son de 1229 cuando es citada en el fuero de Cáceres. Posteriormente fue sede de la Cofradía de Nuestra Señora del Salor. Aunque no pudimos entrar, según leo, la ermita consta de tres naves con seis tramos atravesados por arcos transversales de medio punto. Estuvo decorada con pinturas mudéjares, de las cuales quedan restos. Hacia mediados del siglo XVI se realizan algunas reformas, principalmente en la cabecera del templo, y de esta época son los esgraficados que se conservan en el muro exterior.
 
Ermita del Salor

Encontramos algunas ovejas alrededor de la Ermita
 
Continuamos la ruta volviendo de nuevo al puente medieval, cruzamos la cancela que encontramos a la izquierda del puente y cogemos el camino que nos lleva junto al río durante unos 500 metros, hasta llegar a una pasarela de piedras que cruzamos, seguimos por una pista ancha que nos conduce al Camino de Los Rosales hasta la Charca del Prado, un precioso lugar al que más tarde volvimos para comer bajo una encina. 
 
Cancela 

Pasarela de Piedras sobre el Río Salor (seco en estos días)

Charca del Prado

Volvemos unos metros sobre nuestros pasos para tomar el camino que nos conduce a Las Corralas, perfectamente señalizado con un cartel. Llegamos al paraje denominado Dehesa de Zafra o Zafrilla ya a poca distancia del pueblo y nos encontramos un lugar fantástico. Las Corralas fueron declaradas Bien de Interés Cultural con categoría de Lugar de Interés Etnológico. Nos encontramos en una dehesa de encinas y alcornoques rodeadas de granitos donde se encuentra el conjunto con más de doscientas zahúrdas dedicadas a la cría de cerdos que, en la terminología local, se las conoce con la denominación de “corralas”. Básicamente, las Corralas constan de dos cuerpos. Por un lado, está la zahurda o cochiquera donde las hembras parían y amamantaban a los lechones, y por otro, el cerco de piedra o corrala que servía para controlar al animal y para que los lechones se iniciaran en sus primeras andadas fuera de la cámara de cría antes de ser trasladados a los domicilios para su correspondiente engorde. Los materiales que se utilizan para levantar estas construcciones son la piedra local, el granito que aflora en la dehesa y, en ocasiones, se usa tierra para los morteros de algunos muros y los revestimientos de los elementos sustentados.
 


Corralas
 
Abandonamos este maravilloso lugar para llegar a la localidad de Torrequemada donde para finalizar la ruta dimos un paseo para visitar algunos lugares como la Charca de Abajo, la iglesia de San Esteban, de estilos renacentista y barroco de los siglos XVI y XVII. En la zona alta del pueblo, está lo que llaman la Torre, otro edificio histórico situado en la parte más alta de la localidad, en la actualidad se encuentra en ruinas, conservándose únicamente los muros. En su entrada se puede observar el escudo de los Duques de Abrantes y aparece la fecha de 1704. 
 
Iglesia de San Esteban

La Torre
 
Más fotografías en mi

martes, 6 de octubre de 2020

Puente Romano de Alconetar


No pudimos evitar parar para ver esta grandiosa obra de ingeniería de una gran importancia histórica, aunque desubicada y de la cual quedan pocos restos, sigue siendo impresionante. El Puente Romano de Alconetar, un puente sin río.

Fue construido sobre el río Tajo, en la Vía de la Plata, siendo el hilo conductor entre el norte y el sur de Extremadura. No se conoce con exactitud la fecha de su construcción, pero el estilo constructivo sugiere que pudo ser levantado hacia el siglo II, en época de Trajano (98–117) o Adriano (117–138). El puente se sostenía sobre unos 18 arcos rebajados, contando con más de 300 metros de longitud y una anchura tal que permitía el paso de dos carruajes simultáneamente (según indican algunos escritos).
 
 
 
Se mantuvo en estado funcional hasta la reconquista, etapa en la que pudo ser parcialmente destruido. Más tarde, en el siglo XIII, vuelve a ser utilizado tras una reconstrucción ejecutada por la Orden del Temple, que controlaba el puente y la zona. Hubo nuevos intentos de reconstruir el puente en 1553 y en 1560, aunque todas las reconstrucciones y la construcción de un nuevo puente en el siglo XVIII no fructificaron.
 
Y fue ya en 1969 cuando se decide construir el pantano de Alcántara que sepultaría el puente y es cuando se decidió salvar el puente romano trasladándose piedra a piedra a la cola del Embalse de José María Oriol, entre la EX-371 y la N-630, en Garrovillas de Alconetar.
 

 Más fotografías del 
PUENTE ROMANO DE ALCONETAR

lunes, 21 de septiembre de 2020

Mérida - Don Álvaro - Mérida

Río Guadiana
 

La ruta son 22 kilómetros, sin dificultades. Salimos de Mérida, de la Avenida Lusitania, a la altura del Centro de Salud donde se encuentra la Churrería Isidro, donde cogemos fuerzas antes de iniciar. Se sale por la Calle Santa Teresa Jornet, para antes del puente que cruza la vía férrea que une Mérida con Cabeza del Buey, tomar un camino a la derecha, en un principio asfaltado para luego pasar a ser una pista que conduce a la margen derecha del Río Guadiana que continuamos durante varios kilómetros hasta que abandonamos las orillas del río para transitar por una camino paralelo a la vía del tren. Este camino nos devolverá hasta orillas del Río Guadiana para encontrarnos con un Molino Harinero, se trata de un molino de corriente cuya sala de molienda se encuentra en perfecto estado de conservación, fue construido a finales del siglo XIX y restaurado en 2006. 

Molino Harinero

Interior del Molino

 

Powered by Wikiloc

Desde este punto continuamos paralelo al río durante un par de kilómetros más para abandonarlo cruzando por un túnel la vía del tren camino de Don Álvaro. Atravesamos el pueblo visitando la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena (siglo XVII) y haciendo una parada en la Plaza de España para reponer fuerzas y afrontar el camino de vuelta.

Parroquia de Santa María Magdalena

Fuente del Pilar

Salimos del pueblo por el camino que conduce a la Planta Fotovoltaica de Don Álvaro para atravesarla y continuar esta pista pasando por los parajes de La Junquera, La Dehesilla o Siete Colchones, llegando a San Andrés para tras cruzar la vía por el puente llegar de nuevo a la Calle Santa Teresa de Jornet y a la Avenida Lusitania.

Más Fotografías de la Ruta