VISITA MI NUEVO BLOG

sábado, 21 de noviembre de 2020

Ruta de Las Corralas

Corrala
 
En esta ocasión vamos Torrequemada para hacer una bonita ruta de 9 kilómetros de longitud y baja dificultad, ideal para pasear con la familia por un maravilloso entorno, descubrir la dehesa extremeña y un conjunto etnográfico y natural espectacular. 
 
Comenzamos la ruta junto al café-bar El Menuo, donde dejamos el coche, para dirigirnos hasta la Charca de Arriba por la calle Juan de Sande. Caminando por las calles ya nos damos cuenta de que el granito está presente en el pueblo, en sus casas y su paisaje. Salimos del pueblo por el antigu0 camino de Montanchez que transita por la dehesa boyal de la localidad entre ganado vacuno, porcino y ovino. Un espectacular día de otoño con una temperatura ideal para pasear por la dehesa.

Powered by Wikiloc

En la Dehesa

Continuamos nuestro camino y ya a lo lejos se observa la Ermita de Salor, pero antes el camino nos conduce hasta el Río Salor, que en estos días está seco, el cual cruzamos por un puente medieval. "Se trata de un puente de planta recta con tres bóvedas y perfil alomando, con tres desagües en la margen derecha y dos en la izquierda. Se encuentra en una zona rica en restos romanos y muy cerca de asentamientos de época imperial, y además, muy cercano a la vía 24 del Itinerario de Antonino. Se sitúa en una vía romana que conducía a las colonias militares de Norba Caeserina y Castra Caecilis" (blog Cáceres al Detalle).
 
Puente Medieval sobre el Río Salor
 
La Ermita de Salor se encuentra en lo alto de un cerro, nada más llegar te sorprenden un arco apuntado con restos de pinturas con las imagenes de la virgen y el niño, así como ángeles a ambos lados. Su origen está datado entre los siglos XIV y XVI, de estilo mudéjar, toma su nombre del Río Salor, las primeras noticias que se tienen de la ermita son de 1229 cuando es citada en el fuero de Cáceres. Posteriormente fue sede de la Cofradía de Nuestra Señora del Salor. Aunque no pudimos entrar, según leo, la ermita consta de tres naves con seis tramos atravesados por arcos transversales de medio punto. Estuvo decorada con pinturas mudéjares, de las cuales quedan restos. Hacia mediados del siglo XVI se realizan algunas reformas, principalmente en la cabecera del templo, y de esta época son los esgraficados que se conservan en el muro exterior.
 
Ermita del Salor

Encontramos algunas ovejas alrededor de la Ermita
 
Algunas semanas después volvimos a esta ruta y pudimos acceder al interior de la Ermita de Salor, con arcos de medio punto decorados con pinturas mudéjares, una maravilla.



 
Más información de las pinturas en la Ermita del Salor en el texto siguiente:
 
Continuamos la ruta volviendo de nuevo al puente medieval, cruzamos la cancela que encontramos a la izquierda del puente y cogemos el camino que nos lleva junto al río durante unos 500 metros, hasta llegar a una pasarela de piedras que cruzamos, seguimos por una pista ancha que nos conduce al Camino de Los Rosales hasta la Charca del Prado, un precioso lugar al que más tarde volvimos para comer bajo una encina. 
 

 
 
Cancela 

Pasarela de Piedras sobre el Río Salor (seco en estos días)

Charca del Prado

Volvemos unos metros sobre nuestros pasos para tomar el camino que nos conduce a Las Corralas, perfectamente señalizado con un cartel. Llegamos al paraje denominado Dehesa de Zafra o Zafrilla ya a poca distancia del pueblo y nos encontramos un lugar fantástico. Las Corralas fueron declaradas Bien de Interés Cultural con categoría de Lugar de Interés Etnológico. Nos encontramos en una dehesa de encinas y alcornoques rodeadas de granitos donde se encuentra el conjunto con más de doscientas zahúrdas dedicadas a la cría de cerdos que, en la terminología local, se las conoce con la denominación de “corralas”. Básicamente, las Corralas constan de dos cuerpos. Por un lado, está la zahurda o cochiquera donde las hembras parían y amamantaban a los lechones, y por otro, el cerco de piedra o corrala que servía para controlar al animal y para que los lechones se iniciaran en sus primeras andadas fuera de la cámara de cría antes de ser trasladados a los domicilios para su correspondiente engorde. Los materiales que se utilizan para levantar estas construcciones son la piedra local, el granito que aflora en la dehesa y, en ocasiones, se usa tierra para los morteros de algunos muros y los revestimientos de los elementos sustentados.
 


Corralas
 
Abandonamos este maravilloso lugar para llegar a la localidad de Torrequemada donde para finalizar la ruta dimos un paseo para visitar algunos lugares como la Charca de Abajo, la iglesia de San Esteban, de estilos renacentista y barroco de los siglos XVI y XVII. En la zona alta del pueblo, está lo que llaman la Torre, otro edificio histórico situado en la parte más alta de la localidad, en la actualidad se encuentra en ruinas, conservándose únicamente los muros. En su entrada se puede observar el escudo de los Duques de Abrantes y aparece la fecha de 1704. 
 
Iglesia de San Esteban

La Torre
 
Más fotografías en mi

sábado, 14 de noviembre de 2020

Caminos de la Trashumancia

 


Vuelvo de nuevo a Garbayuela (Badajoz) después de algunos años para recorrer esta ruta, aunque la anterior vez tomamos algún camino distinto es igual de bonita. La ruta es de dificultad moderada, de doce kilómetros por un entorno espectacular. 

El enlace a la entrada de 2013 de esta ruta es:

El track de esta ruta está disponible en WIKILOC:
 
 
Powered by Wikiloc

La ruta se inicia en la Plaza de Toros donde nos juntamos con los guías de la Reserva de la Biosfera La Siberia con los que hacemos este bonito recorrido. Tomamos la calleja del Lavadero hasta llegar a "La Cuesta de la Molinera" quizá la ascensión más dura de la ruta. Nos encontramos en el Puerto de la Corchada, con unas espectaculares vistas. Caminamos paralelos a las paredes de las fincas, en un impresionante bosque de pinos por un sendero entre madroños y jara. 
 

Continuamos el camino hasta desviarnos a la derecha para llegar a el Refugio Forestal de Valdecabezas, donde hacemos una parada para reponer fuerzas y observar unas vistas del entorno realmente sorprendentes. Comienza a llover y nos dirigimos a la Senda del Peñón del Búho que nos intruduce por una senda que apenas se aprecia, entre las Cuarcitas de Criadero, se trata de una formación geológica del silúrico formada por cuarcitas con abundantes diques de cuarzo con potencias de pocos centímetros.
 
 
Abandonamos este bonito lugar para tomar una pista que nos conduce hasta el paraje denominado Tablacorta, donde nos encontramos con el Río Guadalemar y con la Cañada Real Segoviana que seguiremos para volver de nuevo a la plaza de toros de Garbayuela.
 


Más fotografías de la RUTA

De vuelta a Mérida paramos cerca de Navalvillar de Pela para ver Grullas, donde observamos estas magestuosas aves y tomamos alguna que otra fotografía.



 
Más fotografías de GRULLAS

lunes, 9 de noviembre de 2020

Camino de los Arrieros

Castañas durante gran parte de la Ruta
 
Desde Baños de Montemayor parte un sendero local (SL-CC 92) el "Camino de los Arrieros" que nos conducirá en este fantástico día hasta la población de La Garganta y aprovechar para ver el paso de la Vuelta Ciclista a España. Una bonita ruta en un día de otoño espectacular, son algo más de siete kilómetros de dificultad moderada, pues todo el trayecto es en subida, hasta algo más de 1500 metros de altitud..

Powered by Wikiloc

Comenzamos la ruta en el aparcamiento del centro de recepción de visitantes, tras callejear por esta bonita población nos encontramos con la Iglesia de Santa María de la Asunción, del siglo XVI, con portada plateresca y torre cuadrada de influencias góticas y renacentistas. Baños de Montemayor es conocido por el manatial de aguas termales utilizado desde época romana y que en la actualidad es un moderno balneario.
 
Iglesia de Santa María de la Asunción
 
Caminamos por el pueblo hasta llegar al cementerio, pasando previamente por el Centro de Interpretacion de la Vía de la Plata. La calle del Cementerio nos lleva a través de un camino hasta la carretera local que asciende hasta La Garganta (CC-16.2), cruzamos la carretera con cuidado y encontramos el inicio de la senda que se encontraba preparada para el tránsito con mulas de los arrieros.

Sendero
 
Continuamos la ruta observando el otoño en todo su esplendor, colores rojos, marrones, ocres, verdes, con la compañía de la niebla y las gotas callendo de los árboles, impresionante. Caminamos entre un bonito bosque de robles y castaños. Cruzamos la Vía Verde de la Vía de la Plata y continuamos con la ascensión entre muros de piedra en los que crecen las zarzas que en algunos casos dificultan algo la travesía. 
 
Vía Verde de la Vía de la Plata

Sendero
 
Muros de Piedra en el Sendero
 
A medida que ascendemos los robles y castaños dan paso a una zona más despejada dando paso a amplios prados ganaderos. Llegamos de nuevo a la carretera que lleva a La Garganta que cruzamos y seguimos por el paseo que existe junto a la misma hasta llegar a la localidad. En La Garganta encontramos la Iglesia de La Asunción, construida entre los siglos XVII y XVIII. La arquitectura serrana de este pueblo se ha conservado perfectamente, paseando por sus calles vemos casas y edificios ganaderos construidos en granito y madera de castaño. 
 
Antaño existió una actividad económica que consistía en almacenar la nieve, formando bloques de hielo para venderlos en localidades y comarcas vecinas. La nieve se guardaba en pozos de nieve, de los cuales hoy se conserva el Nevero, de piedra y con una profundidad de 6 m. Pero nosotros nos dirigimos, tras atravesar el pueblo hasta El Corral de los Lobos. 
 
La Garganta

Vistas de La Garganta
 
 
El Corral de los Lobos

Durante siglos, estos parajes de pastos recibieron la visita del lobo, que los pastores se veian obligados a combatir para garantizar la supervivencia de su ganado y su propia subsistencia. El Corral de los Lobos era, sin duda, la más eficaz herramienta inventada para conseguir cazarlos. Consistía en un recinto cerrado sobre el nivel del suelo, el muro levantaba poca altura para facilitar el acceso del lobo a su interior, donde la profundidad media rondaba los dos metros y medio. Una ligera caida negativa del muro perimetral y la colocación adentrada de las losas de remate impedían que, un vez dentro, el animal pudiera saltar y recuperar así la libertad. Como cebo, se dejaba una oveja viva en su interior, que normalmente sobrevivía, pues el lobo dedicaba toda su atención y esfuerzos a intentar escapar. 
 
El Corral de los Lobos
 
Aprovechamos para ver pasar la Vuelta Ciclista a España por estos bonitos lugares, de camino a La Covatilla.


Más fotografías de la Ruta en mi