VISITA MI NUEVO BLOG

lunes, 17 de diciembre de 2018

Puente en Vigo



Todo comienza con unas declaraciones del Alcalde de la ciudad de Vigo, que llamaron nuestra atención, sobre el alumbrado navideño de la ciudad, y es lo que nos hizo visitar la ciudad, aunque no solo por el alumbrado sino para conocerla un poco. Tras un largo viaje llegamos al hotel justo frente al puerto, lugar donde comienza nuestro paseo por el centro histórico de la ciudad. Recorrer arriba y abajo las calles de este precioso casco histórico es un auténtico placer, visitar la Plaza da Princesa y la Porta do Sol, en estos días navideños con una espectacular iluminación que atrae a turistas de todos los rincones del país.


Subir al Paseo de Alfonso XII en lo alto del barrio marinero de O Berbés en el cual encontrar un lugar para probar la gastronomía local. Descender por sus callejuelas hasta la plaza que antaño fue donde los pescadores amarraban sus barcas y donde aún se pueden contemplar algunos edificios marineros antiguos. Pasear por la Calle Real con sus casas señoriales entre ellas destaca la Casa de Arines o Ceta, la más antigua (siglo XV) hoy sede del Instituto Camoes de la lengua portuguesa. La Calle Cesteiros, donde en su tiempo abundaban los artesanos cesteros y donde hoy apenas quedan un par de tiendas, se ha transformado en un lugar de tapas.



Desde la Plaza de la Constitución que alberga el edificio del antiguo ayuntamiento pasando por la Concatedral de Santa María de principios del siglo XIX que sustituyo a una antigua colegiata, y acabar tomando una mariscada en el Mercado da Pedra.

Continuamos el paseo por el Vigo señorial, donde a finales del siglo XIX, cuando la burguesía viguesa en pleno apogeo, empezó a construir grandes edificios. Desde la Porta do Sol, por la calle Policarpo Sanz o calle Areal, caminamos entre impresionantes edificios como el Teatro García Barbón de principios del siglo XX. La calle Urzaiz, la calle Príncipe como principal arteria peatonal y de compras de la ciudad que estos días están repletas de vigueses y turistas.


Es importante destacar varios lugares, el Monte O Castro, la Fortaleza de San Sebastián o la visita a las Islas Cíes (a la que dedicaré una entrada en este blog).


El Monte O Castro, es el parque con las mejores vistas de Vigo y la Ría, lugar de emplazamiento de un antiguo poblado fortificado (castro) del que se puede apreciar hoy en día una parte escavada en distintas intervenciones arqueológicas, con varias construcciones circulares (prerromanas) y cuadrangulares (forma proveniente de la romanización). Está datado entre los siglos III y I a.C. y es el punto de origen de la ciudad de Vigo, el lugar donde los primeros pobladores se asentaron. El castillo del Castro, del siglo XVI, formaba parte del sistema defensivo de la ciudad. Se construyó en la Edad Media al mismo tiempo que el castillo de San Sebastián. La fortaleza del Castro estaba formada por tres recintos amurallados. En la actualidad solo se conserva el primer recinto y parte del segundo; el tercero, que sería la muralla de la ciudad, desapareció en su totalidad. Tiene forma poligonal y está construida en granito. Se encuentra abierta al público, llegando al Ayuntamiento asciendes hasta el parque para desde donde hay unas bonitas vistas de la ciudad.



El Fuerte de San Sebastián, en cuyo interior hoy se sitúan las oficinas del Ayuntamiento de Vigo, se levantó al mismo tiempo que la villa se comenzaba a amurallar en 1656 durante el reinado en España de Felipe IV con el objetivo de proteger a Vigo de los ataques de ingleses y portugueses. En el lugar en donde se levanta el castillo había una ermita advocada a San Sebastián, y la nueva muralla cerraría hasta dicha capilla, donde además se levantaría un fuerte. En 1719 los ingleses invaden Vigo y el castillo quedó en ruinas pasando a utilizarse como espacio para el ganado, defendiéndose luego la villa desde la Fortaleza del Castro. Como curiosidad se encontraron pasadizos y túneles que unían las dos edificaciones defensivas entre sí y la ciudad. Ya en el siglo XIX sirvió de hospital, siguió como cuartel militar hasta 1964, cuando pasa a ser propiedad del Ayuntamiento de Vigo.



Más fotografías en mi

No hay comentarios: