VISITA MI NUEVO BLOG

domingo, 5 de marzo de 2017

Ermita de la Madre de Dios




Continuando el paseo por Arroyo de San Serván y a poco más de dos kilómetros del pueblo encontramos esta joya arqueológica. Se localiza en la ladera de la Sierra de San Serván y se encuentra incluida en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra, pero este no es uno más de los monumentos abandonados por las administraciones (que no dejado de la mano de dios, como más tarde os relataré), la Ermita de la Madre de Dios (también conocida com Ermita de la Encarnación) tiene una curiosa historia.



El templo se fundó en el año 1501 por Juan de la Puebla (fraile franciscano) al cual fue dada la administración del templo, construida mediante limosnas fue una de las más importantes ermitas del entorno. En una visita de la Orden de Santiado dicen "... los vecinos del lugar y otras comarcas tienen mucha devoción a la dicha casa porque el dicho custodio acude a ella y predica y los religiosos son de buena vida y ejemplo ...".



La intención inicial del franciscano fue la creación de un convento Fraciscano de la Orden de la Descalcez, pero Arroyo era una fundación Santiaguiesa (de la Orden de Santiago) y esta orden era reacia a que se fundaran monasterios en sus territorios. Según los datos obtenidos por D. Vicente Navarro, por esta Ermita pasaron San Pedro de Alcántara (Juan Garavita Villela de Sanabria). En las estancias de esta Ermita se instalaron varias "beatas" (mujeres que vivían siempre en congregación).



La planta de la Ermita fue en sus inicios de forma rectangular, pero a principios del siglo XVII se construyeron dos capillas laterales con el esfuerzo del hermano Alonso Moreno Plata, en 1619. Ya en 1721 se pintó con muchos motivos florales de estilo barroco, el camarín, las dos capillas laterales y toda le Ermita en general siendo el autor D. Alonso Mures. La primera curiosidad aparte de estos motivos florales barrocos fue que en 1875, se pidió permiso para la búsqueda en el interior de la Ermita de un tesoro que nunca llegó a encontrarse (y del cual no he encontrado más información).
 


El 25 de marzo se celebraba todos los años una romería de todos los pueblos de los alrededores, hasta que en 1927 la techumbre se derrubó y la ermita ya amenazante de ruina fue cerrada al culto y poco a poco se ha ido desmoronando hasta el día de hoy que se encuentra en total ruina. 


Cuando te acercas a ella produce en principio una impresión desoladora aunque a su vez te impacta. La Ermita ha perdido completamente la cubierta, conserva en muy mal estado el ábside, uno de los muros de cerramiento de la nave y el coro; restos de una capilla que estuvo cubiera con una cúpula. Cuando entramos nos vamos fijando en infinidad de detalles, los arranques de las bóvedas, el retablo mayor que sorprende por lo bien conservada que se encuentra la pintura que lo recubre. Y los motivos florales que están presentes en todo el edificio.



Pero lo más curioso es que, ya fuera de culto y en ruinas, la Ermita adquirió nueva vida (aunque sea en ruinas) hace casi treinta años, al empezar a sucederse allí, según dicen algunas personas del pueblo, apariciones de la Virgen, que además hablaba a través de una vecina del pueblo. De esta forma la Ermita se ha convertido en un lugar de peregrinación acumulándose en sus paredes muestra de devoción como exvotos, imágenes sagradas, cirios, paños y flores, alguna de ellas frescas lo que hace indicar que hoy día allí se depositan estas muestras. Impresiona bastante cuando das la vuelta a la Ermita y encuentras un muro lleno de fotos, flores y sillas para sentarse a rezar.




 
La Historia de la Ermita proviene de:
"Arte y Religiosidad Popular: Las Ermitas en la Baja Extremadura (Siglos XV y XVI) (AA.VV. Zafra, 1995)

No hay comentarios: