VISITA MI NUEVO BLOG

domingo, 5 de febrero de 2012

Alájar - Aracena

Sigo caminando en el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva), en esta ocasión una de las rutas más bonitas que he hecho en mucho tiempo, la ruta va de la Peña Arias Montano en Alájar hasta Aracena pasando por parajes y pueblos preciosos, junto con compañeros del Grupo Verde de Almendralejo. La ruta son 14 kilómetros y la dificultad es baja, solamente una subida final si se hace en este sentido, pero se pasa fácil.
Comienza en la Peña Arias Montano en el municipio de Alájar, dentro de la zona meridional de Sierra Morena sobre materiales calizos se encuentra una ermita en lo alto de este cerro, pero lo que más me gustó ver es una cueva bajo esta ermita con restos fósiles de un arrecife.



Bajando de este alto nos encontramos con el pueblo de Alájar, (de época musulmana significa Piedra), la población es de origen romana, en el siglo V la Peña de Alájar estaba ocupada por eremitas y anacoretas en busca de tranquilidad y de la hermosura de sus paisajes de la que yo doy fe, hay unas vistas preciosas.



 

Desde Álajar nos dirigimos por un sendero hasta la aldea de Los Madroñeros, una aldea casi deshabitada en la que encontrar una paz y tranquilidad que se altera a nuestro paso, los pocos habitantes salen a recibirnos como la novedad de la mañana. Se atraviesa el Puerto de Los Madroños en una maravillosa dehesa.




Abandonamos este precioso pueblo para dirigirnos hasta Linares de la Sierra aún por una dehesa de encinas, alcornoques, pasando por arroyos que en estas fechas de sequía no llevan mucha agua pero prometen llevarla en épocas de mayor afluencia de lluvias.



Llegamos a Linares de la Sierra, un precioso pueblo en el corazón de la sierra, donde se respira una paz y tranquilidad espectacular y donde encontramos varios puntos que visitar y que son singulares y característicos como la plaza del pueblo que es un plaza de toros, en cada puerta se adornan las entradas con "llanos", son empedrados bicolores de temática geométrica y de influencia portuguesa, es precioso. Esta manera de adornar las calles proviene del siglo XIX. Caminando por sus calles empinadas llegamos a Los Lavaderos que se utilizaban antes para lavar la ropa y que tiene una forma peculiar. Otra caractéristica del pueblo es que en muchas esquinas encontramos poemas dedicados al pueblo, a las labores diarias o a la sierra.




Desde este maravilloso pueblo al cual prometo volver, nos dirigimos a Aracena, muy conocido por sus grutas. El camino se empina en estos últimos kilómetros pero en un paisaje precioso.




Hay más fotografías en mi album de PICASA.
Los tracks de la ruta están en WIKILOC.

UNA PRECIOSA RUTA QUE RECOMIENDO A TODO EL MUNDO. 

No hay comentarios: