VISITA MI NUEVO BLOG

lunes, 15 de junio de 2020

Castillo de Segura de León


Desde lejos ya se aprecia el imponente castillo de Segura de León al que nos dirigimos. Una vez en el pueblo y tras un paseo por el mismo nos dirigimos al Castillo donde tras una breve introducción por parte de Rocío, de la oficina de turismo, nos disponemos a recorrer algunas de sus estancias como una pequeña capilla o su torre del homenaje a la cual en estos días no se podía subir hasta las almenas, tan solo es visitable una habitación de la misma. Su patio de armas, que en el siglo XIV debía ser un hervidero de gente, ahora nos acoje para comenzar nuestra visita. Recorremos el camino de ronda desde donde hay unas impresionantes vistas del entorno, por lo cual se debió elegir este lugar para situar este castillo y así dominar todas las tierras circundantes.



El Castillo se construye a finales del siglo XIII e inicios del XIV, sirviendo de sede a una encomienda de la Orden de Santiago. Se trata de un castillo de planta irregular adaptandose a la orografía del cerro donde se sitúa, en algunos lienzos se refuerza con cubos semicilíndricos y torres prismáticas y redondas. A finales del siglo XV se acomenten obras de reforma por el entonces Comendador Mayor don Alonso de Cárdenas quien construyo la torre redonda así como el baluarte de la entrada principal.



La puerta principal se protege en lo alto con un matacán y a ambos lados la Torre de los Alcaides y la Torre de Miramontes cilíndrica. La Torre del Homenaje destaca al noroeste. En el interior del recinto se construyen numerosos edificios para atender las necesidades del castillo, alguno de ellos ya desaparecidos, en uno de sus laterales aún permanecen las ventanas de un piso superior de un edificio. Aún se mantiene al oeste del recinto a la entrada del mismo algunos edificios, entre ellos el llamado Cuarto de Garcilaso, construido durante los inicios del siglo XVI, en tiempos del Comendador García Laso de la Vega, padre del poeta Garcilaso de la Vega. También permanece una galería porticada y la capilla que pudimos visitar con una bóveda de crucería estrellada.

También pueden verse en la actualidad unas medias tinajas empotradas en «cal y canto» (mezcla de piedras y argamasa), procedentes del convento franciscano cercano, traídas por las tropas francesas en el año 1811 y situadas frente a la puerta falsa del castillo.



Una vez abandonamos el castillo, no sin antes dar una vuelta por el exterior de la muralla entre las casas del pueblo, nos dirigimos a ​varios puntos de interés de la localidad, al monumento al Sagrado Corazón de Jesús para observar las bonitas vistas del pueblo, del entorno y del castillo desde ese lugar.


Un breve paseo nos conduce al Convento de San Benito construido por los Franciscanos en 1480 tras la concesión del Maestre de Santiago don Alonso de Cárdenas. Solo pudimos visitar la iglesia donde se encuentra la imagen del Cristo de la Reja de comienzos del S. XVI. Después de haber estado situada bajo el coro o en la capilla de los Ramírez se instaló definitivamente sobre la reja en 1667.


Por último antes de abandonar la localidad una parada en la Ermita de la Virgen de los Remedios, construida en 1833 y a la cual se accede por un soportal de tres arcos de medio punto al frente y otro lateral. En el interior destacar el altar mayor, que está presidido por un gran retablo de estilo barroco bajoextremeño, de autor desconocido, tallado, dorado y pintado en la segunda mitad del s. XVIII.


Más Fotografía en mi

No hay comentarios: