viernes, 15 de diciembre de 2017

De Lisboa a Belem

 
Una bonita ruta de unos diez kilómetros que recorre los barrios situados en la parte occidental de la capital portuguesa, Ajuda y Belem, un recorrido para conocer a fondo esta zona y descubrir sus monumentos y espectaculares vistas del tajo.
 
 Natal en Terreiro do Paço
 
Comenzamos la ruta en el Terreiro do Paço para dirijimos  por la avenida "24 de Julho" hasta llegar al Museo Nacional de Arte Antiguo, instalado en un antiguo palacio del siglo XVII de los condes de Alvor. Seguimos caminando hasta llegar al Palacio das Necessidades, construido en el siglo XVIII por orden de Juan V. Actualmente en el se sitúa el Ministerio de Asuntos Exteriores de Portugal y que fue residencia oficial de los reyes portugueses hasta la abolición de la monarquía en 1910. Rodeando al edificio hay unos bonitos jardines que visitamos, un lugar tranquilo para pasear.
 
Palacio das Necessidades

 Jardines del Palacio das Necessidades
 
Proseguimos hacia el oeste para entrar en el Barrio de Ajuda, con unas espectaculares vistas del Río Tajo, la imponente figura del Puente 25 de Abril, obra de ingeniería de casi tres kilómetros de longitud y que desde 1966 une las dos orillas del río, junto al puente en la otra orilla se divisa el monumento a Cristo Rey que se levantó en 1959, de 82 metros de altura.
 
Puente 25 de Abril desde Barrio de Ajuda

Continuamos nuestra ruta por la Calçada da Tapada en dirección al Palacio Nacional de Ajuda, que tuvimos la oportunidad de visitar. Se comenzó a levantar en 1802. La decisión del rey de construirlo en este lugar fue debido a que el día del terremoto que asoló la ciudad en 1755 el monarca se encontraba en este lugar, lo que le salvó la vida. La presencia de este palacio en este lugar animó a que las familias aristocráticas se mudasen a este barrio. El palacio es utilizado hoy por el Presidente de la República para los actos oficiales. Combina los estilos barroco y neoclásico. De sus cuatro fachadas tan solo está finalizada la oriental, realizada en roca caliza. Vale la pena pasear por sus salas con bonitos tapices, visitar las estancias privadas de los últimos reyes portugueses o las estancias del trono y del baile, lujo y esplendor de las épocas pasadas.
 
 Palacio Nacional de Ajuda. Fachada Oriental

  Palacio Nacional de Ajuda. Sala del Trono

  Palacio Nacional de Ajuda
 
Al salir descendemos hasta Belem no sin antes parar y pasear por el Jardín Botánico, donde los niños de la familia real conocían las plantas y un lugar de esparcimiento para la monarquía del momento. Caminamos por la Calçada da Ajuda y paramos a comer en uno de los mejores rincones descubiertos en este viaje, "Restaurante O Marqués", un espectacular frango en un curioso rincón.
 
  Palacio Nacional de Ajuda. Jardín Botánico
 
Abandonamos saciados para visitar, ya en Belem, un lugar que teníamos ganas de ver, el Museo Nacional de Carruajes de los siglos XVII a XIX, suntuosos vehículos, la mayoría propiedad de la familia real portuguesa, aunque el más antiguo fue propiedad de Felipe II, con el cual viajó de Madrid a España. Incluye también berlinas, cochecitos de paseo, cochecitos de niños, pequeñas sillas. Por una parte el museo antiguo donde los carruajes se encuentran en un precioso edificio, por otro el museo nuevo, una mole de cemento donde están la gran mayoría de carruajes.
 
Museo de Carruajes. Edificio Antiguo

 Carruaje de Felipe II. Siglo XVII
 
En esta ocasión al salir del museo nos dedicamos, simplemente, a pasear por Belem, a orillas del tajo. Aunque recomiendo la visita al Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belem o subir al mirador del Monumento a los Descubridores, de esta forma sale una espectacular ruta por el occidente de Lisboa.
 
 
Otra visita que nos gustó del viaje fue al Museo de Amalia Rodrigues donde se puede leer esta hermosa frase:
 
"Nao sou eu que canta o fado, 
e o fado que canta em mi"
(Amalia Rodrigues)

 
"Cançao do mar" Amalia Rodrigues (1969)

Más fotografías de LISBOA

No hay comentarios: